Friday, February 27, 2009

Salirse

No hay cosa que más me purgue que salirme de un estadio antes de que pite el árbitro, o de un concierto en el encore (las canciones que vienen después de que el grupo se mete, las luces se apagan, y todos gritan ¡otra! ¡otra!). Mucha gente lo hace, "para ahorrar tiempo". O sea, ¿cómo? Pagaste mucho dinero para regalar una parte del mismo... ¿para ahorrar tiempo? ¿para 'ganarles' a los otros en la salida? Efectivamente hay veces en que el status del evento no cambiará. Un 4-0 sólo se podrá convertir en 4-1, y para la altura del encore, ya decidiste si un concierto te gustó o no te gustó.

Sin embargo...

Salirse de un estadio antes de que pite el árbitro, o de un concierto en el encore... es de mamadores.

+ Es como ligarte a una chava, estar con ella toda la noche, hacerla reír, bailar con ella, echarte dos shots... para luego irte así nomás, sin despedirte de ella y sin su teléfono.

+ Es como dejar plantado al medio de contención, eludir a los dos centrales, sacar al portero, tener el arco abierto... y ni siquiera tirar a gol.

+ Es como ir a buffett... y no comer postres.

+ Es como aventarte toda una carrera... y salirte al noveno semestre nomás de huevos.

+ Es como chingarte 470 páginas de un libro de 520... y no leer las que te quedan por huevón.

+ Es como ir a Nueva York... y no ir a Central Park o subirte al Empire State.

+ Es como entregar anillo, armar una boda, pagar un banquete, invitar a medio mundo... y rajarse el mero día.

+ Es como subirse a una plataforma de 10 metros... para no aventarse el clavado.

+ Es como chingarse una Tutsi Pop... sin comerse el chicle.

+ Es como comer sopa... sin empinarse el plato para último chorrito.

+ Es como comprar un Cornetto... y no comerse la puntita de chocolate.

+ Salirse de un estadio antes de que pite el árbitro, o de un concierto en el encore... es como salirse.


Para los que no se salen.

6 comments:

Anonymous said...

La última vez que me salí del estadio al finalizar tuve que regresar en la noche por el auto porque el estacionamiento era un caos, no había orden y los pasos estaban cerrados, como la mayoría anda pasado de alcohol ves rozones, choques y pleitos. Cierto, te puedes perder el gol de la victoria, pero prefiero salir y llegar a mi casa en media hora que en dos. Bueno, a las mujeres no nos gusta eso de los pleítos automovilísticos. Saludos, recién empecé a leer tu blog y me ha gustado.

Lorena Ceballos said...

Yo nunca agarro el chicle de la tutsi, pero es que a mi no me gustan los chicles, jojojoj...

chido tu post!

José Antonio said...

No me gusta irme de un concierto en el encore ni de un partido antes del silbatazo, pero en algunas otras cosas de la vida sí hay que salirse antes, porque si te quedas hasta el final lo padeces.

Plaqueta said...

Tengo una queja: subir al Empire está oooout gooooei. Lo de hoy es Top of www.topoftherocknyc.com

Pero tampoco he subido, juar.

Alejandra Benitez said...

Tienes mucha razón, pero te faltó agregar que es como salirse de una película sin ver el final (por muy mala que sea).
Me parece que no puedes irte del estadio sin procesar hasta el último segundo, porque bien lo dijo Don Fernando Marcos, el último minuto de un partido tiene 60 segundos y muchas historias han cambiado justamente en esos cinco minutos que siempre le restan a un encuentro, Si no que le pregunten a un hombre de cuyo nombre no quiero acordarme y que se salió de un partido porque pensó que Veracruz iba a golear a los Pumas.

Gandalf the nerd said...

No se enoje mi buen, comenze a leer su post y no lo termine, me fui directo a dejar este finismo comentario. No dudo que al final se ponia buenisimo, pero ya ni modos, me lo perdi :(

¡Saludos!