Saturday, February 14, 2009

Pinche trompetista

Sábado 8:25 am. Diálogo entre mi subconsciente y mi consciente (o como sea que se llamen):

Subconsciente: Yavieneama.. necieeeendo, yalaluuuz deldiaaaa nos dioooo.... Lé... van... tatede... mañana...
Consciente: No no, ni madres. No tendría por qué chingaos estarme levantando. ¿Qué pinche hora es? No maaaaams, son las 8 y media...
S: Miraqueeee yamaaaaaanecioo....
C: Pta madre... qué chingaos...

Es 14 de febrero y sobran las mentadas para la quesque festividad mamucona de San Valentín. Volver a quejarme sería refritearme. Pero... es que el pinche día nomás no me pasa, por más que lo intento.

El viernes me dormí a las 4 am. O sea, no fue el pinche desvelón de mi vida, pero habiéndote dormido a esa hora está penadísimo despertarse 8:30. Y un PINCHE trompetista, sí, PINCHE trompetista, se encargó de tocar las putas Mañanitas al pie de mi ventana. Tres veces. Tres. Y arrancando desde el Yavieeeeeeeneamaa.....

¿Por qué? ¿Por quéeeeeeeee?

Decidí entrevistarlo:



Pinche día del amor y la amistá. No, mejor dicho, el día pinche del amor y la amistá. O algo así.

Mejor les digo, yo estoy enamorado. Profundamente.



Gracias Sports Illustrated. Gracias, muchas gracias.


Para los que sí celebran San Valentín. Allá ustedes.

2 comments:

WJ Porter said...

Primero que nada, notese la voz de ultratumba del entrevistador. Segundo, la cara de alhmoada con la que despide el video.
Seria mas padre que fuera el "dia de hacerle el amor a la amistad", como bien dice un amigo. Pero no es el caso y todo se reduce a cursilerias mercantiles y trompetistas ojetes. A mi me corrieron de la oficina hace unos minutos porque una pareja iba a celebrar. Haganme el favor...

Mac said...

Yo le hubiera aventado una olla con aceite hirviendo... Pero como no pongo aceite a calentar mientras duermo, sólo le hubiera recetado un recordatorio maternal muy "amistoso".