Thursday, April 30, 2009

¡En el reven, gooooeeeeeiiiii!

El Maestro WJPorter ha sido recurrentemente referido en este espacio. Recuerdo que él fue una de las primeras personas a las que le dije que abriría un blog (y lo condenó, juaaa, no se me olvida). Ahora, anda en la lejana Halifax, Canadá, realizando estudios posgraduales que sólo me lo andan confundiendo más de lo que ya estaba.

Sin embargo, lo tarolas no se quita con los kilómetros, y sigue siendo el mismo carnal de siempre. Aquí les comparto una colaboración especial suya que aloja u.n.i.c.o. con gran honor. Espero que sea de su agrado. O no, jaja ¡Es Wallace!...


------
Dos personas que no logras identificar en un contexto en común se conocen. La curiosidad lleva a una pregunta obvia: ¿de dónde?

La respuesta sitúa a los actores en escenarios que dan al preguntón una buena idea de cómo es la relación entre ellos. “¿De dónde conoces a___?”

"Lo conocí en la universidad" sugiere desde conversaciones triviales en los pasillos hasta volarse clase juntos para echar la ficha. "De la oficina" implica una relación diplomática porque están forzados a convivir casi diario bajo el yugo del capitalismo. Vamos, la respuesta ayuda a explicar como la vida interconecta a dos personalidades que forman parte de nuestros mundos sociales pero no nos explicamos en qué punto de sus vidas coincidieron. El "dónde" nos permite imaginar el mundo que comparten y el tipo de relación e interacción que tienen.

Sin embargo, hay una respuesta que me puede llevar a derramar bilis.

¿De dónde conoces a X?
Del reven, gooooeeeeeiiiiii.
Puta la que vende huevos… ¡qué ganas de tener una escopeta! ¿Por qué? Veamos:

La palabra "reven". Piensa en alguien que consideres teto. Ahora imaginal@ diciendo “estuvo chido el reven del sabado, goooeeeiiii”. Claro que no cuadra. Esa palabra está reservada para la banda quesque cool, tan mamadora ella. No vas a un "reven" en casa de tu tía; vas a un reven en el Pasagüero (o cualquiera que sea el tugurio “alternativo” ahora), gooooeeeeiiiii. Cuando alguien contesta “lo conozco del reven” está, entre otras cosas, clasificandose como el tipo de persona a la que le es permitido usar tan sangrona palabreja. Es decir, cool, kitsch, alternativo… ¡Mamador! Superen la prepa, ¡chingá!

Ok, en cualquier caso la respuesta abrirá una puerta para que el que contesta presuma un poco sobre sus habilidades y monerías. “Lo conozco del gimnasio” es otra manera de decir “estoy mamá Dolores”. “De la chamba” puede ser una discreta forma de farolear éxito profesional. “Del reven” pretende colocar a la persona como una especie de socialité alternativo. El mentado desmadre es su estilo de vida, mismo que le permite expandir su red social. Esta respuesta también nos habla de lugares de onda, música no comercial y situaciones bien locochonas, gooooeeeiiii.

Hay un elemento muy arribista en todo esto. No sólo es el privilegiado uso de la palabra “reven”, reservada para aquellos que emanan actitud. Tampoco se limita a farolear un estilo de vida. Se pone al nivel de la tercera persona en cuestión. Es una forma de decir “yo también le hago a eso; rujo en ese tono, así que aguas”. En resumen, “te digo con quién ando para que sepas quién soy”.

Más que nada, la respuesta cae mal porque la información que da sobre la persona que contesta. Si cambiaramos la pregunta a “¿por qué conoces a____?” la misma respuesta bien podría ser “porque soy cool, alternativo y mega desmadrozo. Rudísimo. Castigo a la sociedad con mi forma de ser”.


Para la banda, goooeeeiii.

3 comments:

Chanfle II said...

Y después de todo yo sólo clamo:

¡¡¡¿¿¿Dónde está Porteramaaa???!!!

Anonymous said...

La nota acida del sensei... saludos Ruy! Por cierto, que regrese Porterama!

GRR

IN PHIDELIO said...

jajajajaja