Sunday, April 12, 2009

Cuando las rolas que te gustan se vuelven clásicos

Pasa que durante mucho tiempo en el trabajo fui "el niño". El más chico, el que todavía estudiaba, el muy idealista. Ya no lo soy, sin embargo, todavía pertenezco a un grupo minoritario Sub-30 que no había nacido mientras los más veteranos ya habían visto pasar 2 Mundiales y 2 Olímpicos.

En contraste, pasa también que soy el primo más grande de mi familia materna. Y cuando salgo con ellos, y con amigos chingativos como Luis, soy "el abuelo". O sea, me preguntan que si Romario era bueno, así como yo preguntaba si Platini era bueno. Me doy a dar un tiro cuando mi sobrino Santiago me pregunte si Zidane era bueno.

Todo es relativo ("y por algo pasan las cosas", jaja). Sin embargo, en esta etapa del adulto contemporáneo -ese término engendrado por Feben-, hay síntomas inequívocos de que poco a poco el grupo de "gente más joven que tú" va creciendo y, inevitablemente, te aplicarán las burlas que tú les aplicabas a tus tíos y o primos más rucos, y ante ello responderás las mismas cajoneras como "ya quiero ver que llegues a mi edad como estoy yo" o "pinche niño primero págate tus pedas y luego hablamos".

Así como los jugadores de futbol son referencia, también lo son las películas y las canciones. Y el otro día acordándome de A lot like love, una de las comedias románticas que más me gusta, caí en la cuenta de que una de las pagüer balads que más me laten... ya es un clásico.

Ashton Kutcher quiere reconquistar a Amanda Peet, y entonces le va a cantar con todo y palomazo una canción de Bon Jovi, apodo que le pone a su ex galán a manera de crítica. Esa canción ya era dos tres viejilla cuando me empezó a gustar en los 90, pero aún no era clásico. Luego la escuché en vivo en el 2001 en el Foro Sol y fue la mejor de aquel concierto. Sin embargo, una década después, los primeros acordes de I'll be there you le son totalmente lejanos a la generación de hermano, y más aún, a criaturas posteriores. 

¿Por qué?



Pues simple. Porque cuando las rolas que te gustan se vuelven clásicos... ya estás ruco, carnal.

Jaja, ni peiper.


Para los fans de Bon Jovi. Y los de Ashton Kutcher, que como yo, quieren ser como él cuando sean grandes. Más grandes, vaya.

7 comments:

Plaqueta said...

¿Verdad que fue grandioso aquel concierto? Yo le di una lana a un SeguridadLobo para que me dejara pasarme a una zona más adelante. El amigo con quien fui se compró una camiseta BATIK, jaja, como si fuera de Bob Marley pero no: BON JOVI.

No vi esa película, pero me gustó Calendar Girls –del mismo director–, la voy a rentar.

in phidelio said...

Así es, te acuerdas que anoche, en casa de Luisma, mencionamos Bitter Sweet Symphony, de The Verve? Ya es un clásico, y eso que es 1997.

WJ Porter said...

Peor aun: vas a una boda (todos los de tu generacion ya se casron: mala senal) y ponen la cancion que ponian en las pachangas de cuando ibas en secundaria. Y para acabarla de fregar, "la chaviza" no entiendo que pex con la coreografia de "saturday night". Salud por la momiza.

Plaqueta said...

Cuando en las bodas pongan las rolas de Scatman John, OV7 y Control Machete (jajaja), entonces estaremos perdidos.

Chanfle II said...

Pues FYI... en antros fresas ya ponen OV7 en la sección de oldies. Tómala.

Valeria said...

En los clásicos 40 (sí, en los clásicos 40) ya tienen de repertorio la canción que mi novio cursi de prepa me dedicó... la canción de mi adolescencia ya es considerada un clásico jaja...

ars said...

Cuando "Poker Face" sea clásico espero que Lady Gaga siga siendo Lady.