Saturday, June 21, 2008

Si México jugara la Eurocopa

Ay ay ay, tan solo de releer la frase me brotó un orgasmito. Si de por sí estamos todos tarolos ahí viendo los partidos de la Eurocopa, con México... sería como pactar una cita con una modelo de Sports Illustrated, y que de paso te dijera: 'oye, ¿paso por tí en mi Ferrari y tú manejas? Dicho de otra forma más coloquial, 'Y tu nieve... ¿de limón?'.

Pocas mujeres lo entenderán. La Euro es la delicia del futbol. Un corte de carne que no tiene grasita que quitarle. Todo, cada partido vale la pena. No hay Coreas-Togos o Ecuadores-Túneces o Colombias-Bélgicas (bueno... esos dos ya ni a los Mundiales van, jaja).

Ahora, la chaqueta mental de la inclusión de México no es porque el nivel del Tri sea acá de primerísimo nivel. Un viajesote como el que propongo sólo tendría interés real para los mexicanos, y únicamente por la dosis de adrenalina que te brinda ver a los tenochcas en un torneo. Y es que, si la Euro es por sí mismo un delirio, ahora, imagínenselo con México empotrado en un grupo con... qué sé yo, República Checa, Rumania y Francia.

Insisto, no perdamos de vista que este es un ejercicio mental chaqueterísimo (bueno, de aquí para allá, porque nosotros -no sé ni por qué me incluyo- ya nos dimos licencia para invitar a Japón a la Copa América (¿?), y a Corea a la Copa de Oro de Concacaf... ¡¡y nos eliminó!!

Pero bueno, ¿a qué va todo esta pajuelita? A la siguiente pregunta: ¿qué papel desenvolvería México? Hay tres categorías en Europa, digo yo: 1) Los que siempre ganan -- Italia y Alemania, a veces Francia; 2) Los que siempre se inflan y se caen de madrazo -- Portugal, España y Holanda, y 3) Los pedorros que nunca pelan una chingada, pero que cada cuatro años uno se turnan entre ellos para 'sorprender al mundo' -- Turquía, Grecia, Suecia, etc.

Creo que la trivia no está tan cabrona. Ooooobviamente, digo, estaríamos en el segundo batallón. En el de los ya meritos. A huevooooo. Porque, a ver, juguemos a cantar:

A Michel Platini se le bota la canica, y como presidente de la UEFA que es, se acuerda de una pedota que se puso en el Tenampa cuando vino al México 86 y se le hinchan las canicas de invitar a México a la Euro. Primero, nadie la cree. Luego, todos se emocionan. Y comenzamos a hablar de la responsabilidad, del roce internacional, de la vitrina para los jugadores mexicanos. Viene una preparación piterérrima contra equipos como Azerbaiyán, Lietchenstein y San Marino, europeos al fin, pero en México todos chillan que no están 'a nuestro nivel ideal de preparación'. Llega el torneo y empatamos contra los checos. Crece la ilusión. Le pegamos a Rumania, tómala papá. Y para amarrar la clasificación a la siguiente fase, necesitamos el empate contra Francia... y lo sacamos. Poooots, el Ángel hasta su madre. El invitado se roba el chooow, imagínense. Ya nos saboreamos los escenarios híperrealistas. Carajo, campeones de la Euro y en la primera invitación, qué historia coño. Y en los Cuartos, nos toca Rusia, que de cagada se robó su grupo y lo vemos batible. Chingá, Rusia no es potencia, no es Alemania, no es Italia, y lo mejor, en el torneo ¡no está Argentina! Ya la hicimos. El día previo al partido, sale la nota de que Guardado suena pa'l Madrid, y Chucho (que se quedó para la Euro) para el Getafe. Chingomil mexicanos llenan más de la mitad del Ernst Happel de Viena, se gastan sus fortunas, les vale madres y se largan de última hora. Y para no perder la costumbre, tumban una estatua chingona pa'dejar el sello nacional (no conozco Austria, no sé exactamente qué podríamos echar a perder). Yo vuelo, tú vuelas, todos volamos. Pero llega Rusia y qué creen. Lo subestimamos. Sóplate un 3-0 puteante, desangelante, deprimente. Y vamos de regreso. A México. A la horripilante realidad de Concacaf...

Vaya. Qué clase de lagartijas mentales me acabo de reventar. No se pierde nada. Digo, incluso la eliminación contra Rusia me gustó más que el triunfo contra Belice. Ésas, ésas sí que son chingaderas.


Para los que no perdemos la esperanza de que a Platini se le ocurra una mamada de éstas.

3 comments:

Mac said...

No te hagas Bri, el que se puso la pedototota en Tenampa no fue Platini, fuiste tú.

José Antonio said...

Dicen que la Euro es un Mundial sin pobres. Creo que a México no lo invitarían a una Euro ni aunque invadiéramos Croacia y la nombraráramos territorio anexo.

Imanol said...

ja. Curioso blog