Friday, June 06, 2008

El extraño retorno de Diana Salazar

El mito nos esconde sólo media verdad. Muchos ni se acuerdan bien, pero es lo que se ha propagado y entonces le siguen el cuento. Es un frase muy hecha sobre esa emérita novela (no comedia, como dirían los nacos) de Lucía Méndez. Y no, no es del todo correcta.

Quienes dicen que toda la trama de El Extraño Retorno de Diana Salazar fue un maldito sueño... están equivocados.

Este jueves me clavé en los reminiscentes cognitivos de aquella pieza del 88, en que la Méndez lucía bastante dable y potable. Aquí va: por lo que entiendo, EERDDS tenía una narrativa paralela entre el siglo 17 y el 20, en la que la protagónica se da cuenta de que tiene un pendientito en un nivel subconciente, e intenta resolverlo por medio de la hipnosis. Para mala fortuna de la Méndez (evidentemente, Diana Salazar), su contraparte en el Siglo 17 resulta estar empatada con la hipnotista que le ayuda a transportarse en el Siglo 20. 

Y tómala papá. Al final resulta que los tres personajes de la era actual (la Méndez, un galancillo argentino en pugna, y la malvada Alma Muriel) están en un triángulo amoroso que se repite en el Virreinato. 

La escena final es un monumento a la melcocha: la Méndez virreinal sale angustiada con su virreinal argentinete sobre lo que ha "soñado" (en realidad es lo que viviría tres siglos después), y éste le dice que ya no hay tos, que todo está bien, y que "de ahí en adelante, todo será felicidad". O sea, pura pura puritita melcocha.

Antes de que se me lancen a la guyular, entendamos el experimento que esto significó para la Televisa de los 80. ¿Telequinesis, brujería, reencarnación... en tiempos sucesivos de Mundo de Juguete y Rosa Salvaje? Arriesgadísimo, pero verdaderamente interesante. Tal vez la ejecución no habrá sido la mejor, pero en términos narrativos 'ta chida ¿no?.

Porque ahí les va (y no, no blasfemo). Dream Theater hizo lo mismo en 1997 en el Scenes from a Memory. El planteamiento es exactamente el mismo. Un mono que va a resolver sus "pesadillas" con un hipnotista, encuentra que no son sueños, sino unsolved mysteries en otra vida. Y tómala papá (again), el villano en su pasado es el hipnotista y se lo termina escabechando.

Sin mayor preámbulo, he aquí el final de EERDDS:



Y bueno, entre toda esta hilación de ideas, apenas me enteré que la rola de Alma en Pena es de esa novela. Tremendo pepino que soy. Pues como sea está chingona la rola.

¿A qué viene todo esto? Es que, pues, hagan de cuenta: el Extraño Retorno de Diana Salazar fue un sueño todo el tiempo, pero nunca existió. O tal vez sí, pero en otra vida.


Para la Méndez y sus innnovaciones narrativas a la cultura mexicana. Gracias, muchas gracias. (Este post contó con la supervisión profesional del Maestro Salvador Leal y sus amplios conocimientos en ese puntiagudo ramo de la historia llamado "Los Ochentas". Gracias Maestro.)

5 comments:

Livier said...

Acaso quisiste decir "telenovela" y no "novela"?

No me confundas por favor!

IN PHIDELIO said...

Buen post.

La Méndez se puso mejor en los años 90, quizá se operó, pero quedó bien. Ahorita ya se está cayendo a pedazos.

Recordémosla, pues, en su época de goleadora.

fa* said...

nunca la ví porque me daba miedo... interesante, por fin supé de qué se trataba (no vi el video)

José Antonio said...

Tuve que revisar dos veces, para cerciorarme que fuera tu blog. ¡Diana Salazar fue un bodrio! Esa temática se ha repetido desde Scooby Doo y Supercan hasta, el Chavo y el Chapulín Colorado. Doña Cirugía Méndez tuvo sus mejores épocas cuando Vanessa, Viviana y Tú o Nadie, ahí sí estaba en sus jugos, y me parece que ne los noventas ya era una momia, mi estimado Luisito, creo que vas que vuelas para geriatra. Por lo menos em cagué de la risa.

Anonymous said...

claro que es una premonicion , de lo que ocurrira en el siglo 20.aunque en el siglo 17 se salva y no se quema. una de las pocas telenovelas que me han gustado. yo soy de españa, pero en el 88 se instalo una parabolica en el vecindario, y podiamos ver galavision. habia otra sobre un asesinato, que no se resolvia hasta el ultimo capitulo, tal vez cuna de lobos.