Tuesday, September 05, 2006

El chiste adecuado

El éxito de un chiste radica, como todo en esta vida, en ser contado en el momento y lugar adecuado. Hoy, siendo las 2:28 AM del martes, después de escribir 7 mil caracteres de un Suplemento de Champions League, dos Bublis, una Coca, un panini Tres Quesos y un largo chat (por tiempo y distancia), no hay otro chiste más burdo, corriente y perfecto qué contar (Crédito a Ricardo Madrigal).

- ¿Por qué las mujeres ven hasta el final las películas porno?
R: Porque creen que va a acabar en boda.

Dejo unas segundos paque se recuperen de la risa. Tan simple, tan sabio, tan cierto. Ese chiste me lleva a otra reflexión del maestro Dehesa, quien apuntó atinadamente que las mujeres siempre, SIEMPRE están listas para casarse, mientras que los hombres nunca, NUNCA van a estar listos para casarse (ni para nada más en la vida).

Yo añadiría que las diferencias del destino las labra el que convence al otro de lo que quiere. Es una guerra disfrazada de negociación, en la que algunas treguas se perpetuan porque el amor lo permite (Ay cabrón, voy a escribir más seguido de madrugada).

Mientras los batallones se preocupen por la guerra en sí, siempre habrá muertos. Pero si en ese estira-afloja ambos lo disfrutan, el resultado siempre es más nutritivo, constructivo y a decir verdad, cachondo.

El sol nace para todos, sin importar si estás en Tiomán o en la redacción del Reforma escribiendo un post dedicado a aquellos que creen en que siempre hay algo porqué pelear en esta vida, aunque este 'algo' sea convencer que el sol nace para todos.

Para tí.

5 comments:

Anonymous said...

a diferencia del chiste, la ilusión que representa una relación significativa en tu vida, ya sea de amigos, familia o pareja, no tiene momento ni lugar específico. pasa el tiempo y permanece la satisfacción de saber que existe en potencia.

MariK said...

muy buen chiste, jajajaja!

sobre las guerras, cada uno libra las propias. creo que las treguas son nuestra razón para vivir, las batallas siempre mantienen en nuestra mente las treguas por venir.

abrazo para el tiomán y para reforma :) los quiero. mi pequeño sol es europeo y defeño :P

MariK said...

muy buen chiste, jajajaja!

sobre las guerras, cada uno libra las propias. creo que las treguas son nuestra razon para vivir, las batallas siempre mantienen en nuestra mente las treguas por venir.

abrazo para el tiomán y para reforma :) los quiero. mi pequeño sol es europeo y defeño :P

l'aldo said...

a veces esa pelea se hace dura, y uno olvida porqué está peleando... maldito laburo me va a dejar seco

Miranda Hooker said...

El miedo al matrimonio es tan válido como el temor a fracasar o a sentirnos vulnerables. Son uno y lo mismo. Solo nos queda echarnos el volado, cuando el alma lo sugiera. Y cuando asi sea... ahi nos invitan a la boda. Pido echarles arroz para que tengan muchos hijos.