Tuesday, July 11, 2006

¡Eeeeeeee Putoooo... el que critique el Mundial!

No está en discusión si el Mundial estuvo "bien jugado" o "mal jugado". Es cierto que hay partidos más divertidos que otros, sin embargo, creo que mucha gente critica al Mundial por algo que no debe ser criticado. Según "los expertos de la tele" (expresión tan sarcástica como real), el futbol ofensivo quedó de lado, una vez más triunfó la precaución, y básicamente por eso ganó Italia. Vaya argumento tan simplón.

En verdad creo que se pierde de vista el encanto del Mundial. No es que mientras más goles haya, más divertido será. El chiste del Mundial es que hace que todo gire a su alrededor. Hasta la gente más indiferente y anti-pambolera se aplica para ver a los italianos "por guapos" o para criticar a México por default. Hasta eso es admirable. El Mundial atrae la atención de absolutamente todas las personas, sin importar si son amarguetas irremediables o dignos sabiondos de una vez cada cuatro años.

Y ese poder de conquista que tiene el Mundial se nota más que nunca... cuando acaba. Al menos yo traigo un ánimo de pelar chícharos que no me lo quita ni el Men's Club (bueno... no tanto). Pero entre la cruda post-electoral y la post-Mundialista hay una pesadumbre tan manchada, que me dan ganas de dormirme hasta que empiece Sudáfrica 2010.

Porque con todo y sus partidos soporíferos, estuvo chido el Mundial. Si no lo creen, recuerden:

- La madriza de España a Ucrania y el gol del "Niño" Torres.

- La madrina que la República Checa le acomodó a Estados Unidos, y que luego repitió Ghana (no me digan que no lo disfrutaron).

- El Inglaterra-Suecia que estuvo de 10.

- El Arabia-Túnez, que de ser criticado de antemano por Cablevisión, resultó un partidazo.

- El gol de Argentina a Serbia (el de los chingo mil pases antes de que Cambiasso la metiera).

- La campal del Portugal-Holanda (qué hipócritas los que digan que no se emocionaron).

- El Francia-España, sin importar a quién le iban.

- Los penales del Alemania-Argentina, y ver cómo echaron a los ches.

- Por supuesto, los partidos de México, que sea como sea tienen saborcito por sí solos.

Y así podría seguirme, pero no tiene caso. En el fondo, cada quien sabe que disfrutó el Mundial, ya sea por emocionarse como nunca, o por el simple gusto de criticarlo como siempre.

Para esos genios que inventaron el ¡eeeeeeehh puutooooooo! antes que despejen los porteros.

3 comments:

wj porter said...

Sabes que por traumas de la infancia detesto el fut... sin embargo admito que el mundial estuvo bueno. La madriza Holanda-Portugal (en especial el codazo que le dieron a Figo en la cara) fue mejor que cualquier partido de hockey, el primer gol de Inglaterra cuando jugó con Suecia fue algo sublime y quién no es feliz al ver a los argentinos llorar tras su derrota ante Italia. Desgraciadamente no se dío la oportunidad de ver un Holanda-Inglaterra. Imaginate la cantidad de sangre...

Mac said...

Yo sí te puedo decir que la madrina del Portugal-Holanda no me emocionó. De hecho todo lo contrario, me estresó como nunca. Llegó un momento en el que ya no me daban las neuronas y el multitask que tengo integrado para consignar todas las tarjetas que se dieron en el seguimiento para el .com... Pero vencí al ruso Ivanov, ja.

Buen blog Briseño, aquí se ve realmente como escribe uno, sin el manual de estilo represor del periódico. Tenés un nuevo asiduo lector.

Miranda Hooker said...

Este fue el primer post que te leí y que me motivó, entre otras razones, para abrir mi blog. Que conste.