Sunday, June 14, 2009

Pequeñas sesiones de slam inofensivo

Gústenos o no, hay 3 grupos mexicanos que superan a todos los demás por arraigo y popularidad: Molotov (así eseh puteh), Maná (me caga decirlo pero es verdá...), y El Café Tacvba.

¿Qué otro grupo mexicano podría llenar un Foro Sol, así nomás, sin festivales ni coactuaciones de por medio? Ps sí, nomás ellos, y ahí estuvimos Inphi, LaMara y el de las teclas para el 20 aniversario de la banda sateluca.

¿Qué es esa madre que traigo puesta? Pues la mascarita del GallitoGass (una de las etapas del vocalista de El Café Tacvba), misma que prometí comprarme si costaba menos de 100 lovaro , y así fue. Un close up, paque vean qué guapo me veía...

(Inphi y sus diminutas pero bellas pompas como fondo)

Ya tiene tiempo que uno de nuestros pasatiempos favoritos es el de observar a la gente (no tan) bonita de este país para viborearla, machacarla y escupirla en críticas (nada) constructivas. En el ejercicio de este sábado, pudimos detectar varios patrones de los muy leales fans de El Café Tacvba (ECT), mismos que comparto a continuación:

1. Entre los fans de ECT no hay distinción de género. Oséase, da igual un hombre que una mujer en un concierto. Nos referimos básicamente a que los códigos de vestimenta y comportamiento son casi casi iguales: el gorrito cotorrón, el mallón pegadito, la playera guangona, y frases como "ahstás bien pendejo gueynomames culerooooah" pueden ser emitidas con igual elegancia por una damita que por un caballero.

2. Un 92 por ciento de la población afición a ECT ha probado la marihuana. Y un 63 por ciento se ha prestado la vieja.

3. Un altísimo 87 por ciento le va a los Pumas (yiagh) y un 58 por ciento, también, al puto Barsa (recontra yiagh).

4. La gran mayoría de los fans de ECT sabe bailar como Dios manda (no en vano se les llama Tacubitos a esa categoría masculina de conquistadores/patanes).

5. Leen La Jornada, y consideran intelectuales de cabecera a Jorge Castaneda, Carlos Monsivais y la Poniatowska.

Y otras pendejadas por el estilo producidas por llegar desde las 5:30 pm y tener un chingo de tiempo de sobra...

Ya hablando del concierto, quedó clara la inmensa lealtad que le profesan sus fans a El Café Tacvba. Todas las rolas son coreadas en el sing-along, todas son vitoreadas, todas festejadas, y sobre todo, todas bailadas.

Ahora bien, la diversidad de esos bailes es harina de otro costal: se maneja el head-bangueo en ocasiones como No Controles, el arrimón como en María, y más que nada y antes que todo... el slam. Cierto es que no teníamos el potencial como para aplicar el slam mortal violento tipo Metallica. Aquí más bien se trató de un slam inofensivo, pero muy cagado, que se dejó venir con todo en Rarotonga, Ingrata, La Chica Banda, y por supuesto, Las Flores. Matrix y la Jenny, compañía no programada y muy agradable, completaron el mini-slam organizado junto a los baños.

Dada mi talla, euforia y energía mostrada a lo largo del recital, y demostraciones como el baño de chela a la banda de enfrente en Las Flores, a Inphi se le ocurrió que podía trepanarse de mi lomo en cierta melodía que hoy no recuerdo. Y como ya había demostrado vocación de mula, que se avienta LaMara en igual circunstancia, y ya teníamos a la cola esperando montarse en acá su bestia peluda de toro mecánico. 

Unas 3horas 40minutos después, bañados en sudor y en satisfacción, salimos del noble espacio del General B. El Inphi se purgó de su anti-tacvbismo, LaMara confirmó su vocación por la Chilanga Banda, y su servidor salió extasiado (pero muy puteado) por un tardío pero enorme primer concierto del año.

Una de esas noches que no se olvidan.


Para los presentes...

10 comments:

In phidelio said...

Esto del slam estuvo intenso, y eso que apliqué la huida en cierto momento, porque uno puede perder todo, menos la elegancia.

Tienes una grave omisión en el inicio de tu blog, cuando hablas de las grandes bandas mexicanas: ¿que el Tri es idiota o qué?

Mareada said...

Insisto, es la segunda vez que comparto una tarde noche con El Chanfle II y Los Tacubos, y está por demás decir que es garantía.
Debo decir que la reacción del Inphi me sorprendió, verlo brincar al son de el Café Tacuba,
Definitivamente debo agradecer tan grata noche al compás de Cometer Suicidio y la Chica Banda, buena noche por azar del destino compartida con Matrix y la Jenny.
Gracias, gracias,gracias 20/20

MFR said...

1) Mucha envidia de la buena. Cafeta en vivo es graaaaaande.
2) Añadiendo al comment de Inphi... Y Caifanes??????? Me vas a decir que Maná tiene más trascendencia en el rock mexicano que Caifanes?????? no maaaaaa.....

Chanfle II said...

Inphi: El Tri está en otro nivel, me refería a actuales.
MFR: Caifanes cambió a Jaguares, y hoy Jaguares no llena ni la sala de mi casa, la neta.

MFR said...

Pues sí, porque el talento oculto en Caifanes era Markovich, por eso Jaguares apesta. Pero si hablas de arraigo y porpularidad.... chécale bien... jaja..

Saludos!

W.J. Porter said...

A) Caifanes se cuece en otra estufa. Aun asi no pagaria $.50 por ver a Jaguares.
B) Hace algunos agnos tuve la oportunidad de ver a los Tacuvos en un festival. Que manera de conectar y cabuelar con el publico. Esta vez hubo "aplausometro"?
C) Si me pudiera cagar encima de alguien, seria Carlos Monsivais. Mamador!

In phidelio said...
This comment has been removed by the author.
xosean said...

A las 7 de la noche mi hermana necesitaba dos emergentes para caerle al Foro Sol y nos lanzamos de gratis en lugar de su amiga enfermita. Me perdí las primeras tres rolas, pero Rubén Albarrán y compañía me compesaron con res horas 20 más de música. Sobre la descripción de los fans tacuvos he de decir que de todo eso sólo he fumado mota, La Poni y Monsi son intelectuales, nos guste o no. Este es mi exto concierto tacuvo y siempre es un placer.

Mac said...

Por salud mental terminé rechazando un boleto para el concierto...

... ... ...

Ojalá Dios me premie...

... ... ...

Miranda Hooker said...

El viboreo tipo anaconda...a estas alturas del siglo no sé si me da ternura o dermatitis, jaja.

Por el contrario, la capacidad de innovación de Café Tacvuba merece todo, todísimo, mi respeto.