Thursday, June 08, 2006

Verlo para sentirlo

Si hubiera nacido y vivido en México, Gay Talese la hubiera pasado muy mal en secundaria y preparatoria. Rápidamente hubiera sido blanco de cualquier cantidad de apodos cortesía de gente excesivamente creativa, como Israel Hernández (además de escribir, su otro oficio es poner sobrenombres). Sin embargo, para su fortuna, nació en Estados Unidos y se convirtió en uno de los escritores modelo del periodismo deportivo de tan gloriosa nación (sí, soy pro-yanqui…¿y qué?). Hijo de inmigrantes italianos, Talese trabajó en varios periódicos regionales antes de pasar al New York Times, donde colaboró como reportero de deportes. Y después de algunos años, dio el paso grande y comenzó a escribir perfiles de grandes deportistas, como Joe Di Maggio y Floyd Patterson.

Les tiro este mini chorito porque hoy leí una entrevista a Gay Talese en Sports Illustrated, en la que le cuestionaban porqué le gusta el deporte, y porqué es tan interesante escribirlo. Su respuesta fue tan sencilla como profundamente cabrona: ‘Fácil, el deporte lo puedes ver. Cuando cubres una guerra, o la Casa Blanca, siempre te enteras de cosas y las escribes, pero difícilmente ves suceder eventos. En una pelea de box estás junto al ring y la ves de principio a fin. Y mejor aún, al final tienes chance de hablar con quienes actuaron en ella”.

A propósito del Mundial 2006, galantemente nos informaron que nos suprimirían un día de descanso y que nuestro horario sería totalmente escolar (entrando 7 am). Como por impulso, uno vomita la queja. Pero hablando con un cuate ayer, me di cuenta que igual y no es tan malo. De hecho, está chido. Me dijo ‘o sea que tu trabajo será ver el Mundial’. Cositas más, cositas menos… sí.

La referencia de Talese me recomfortó totalmente. Cierto es que no podré verlo verlo. Es decir, en el estadio, y luego hablar con los jugadores. Sin embargo, voy a “ver” todo el Mundial, y ése, sólo ése, es mi trabajo. También cierto es que no es verlo y luego tirarme a ver Con Sello de Mujer, de hecho eso sería un pecado mortal (70% de los programas de TV Azteca lo son). Pero escribir sobre el Mundial, aunque sea a larga distancia y desmañanado, será algo memorable.

Hay ocasiones en las que despreciamos de antemano todo lo que sucede, y peor aún, lo qu vemos. No es mi intención decir que hay que admirar a diario las nubes y los pajaritos, eso, con todo respeto, es una mamada. Lo que quiero decir es que de “ver” (así como de futbol) vive el hombre, y pocas veces nos demos cuenta.

Hoy veo una foto y la disfruto. Mañana igual y al cine, y desde el viernes, puro Mundial. A ver si no me enfermo de tanto verlo.

Para Gay Talese, aunque no esté enterado de mi existencia.

3 comments:

Xun said...

...buena chamba la que se carga usté... un abrazo. Esperamos que se tome un respiro y le caiga a la fiesta de Juanito

que la pelota ruede... y que los ojos del mundo vean "el deporte más hermoso del mundo".

l'aldo said...

piensa que sos único, que por el contrario los demás estmaso haciendo malabares oficinistas para poder ver cachos de mundial, que se intercambian horas extras por horas fútbol, que mundial en la oficina es como noche de bodas sin sexo... y tu estás viviendo un gran orgasmo... a disfrutar canijo y nos vemos el sábado

e. said...

¿Qué onda tú? Mirá, pues, en tú época favorita de cada cuatro años te fui a encontrar por acá! (o no es tu época favorita?) Bueno pues, un abrazo y saludos y suerte y sigue escribiendo y tralalá! beso, e.