Monday, June 19, 2006

Ebrahim Mirzapour

Antes que nada perdón por no escribir en tanto tiempo, la chinga mundialista está a la orden del día.

Comienzo por explicar porqué el título de esta entrega. El ilustre Ebrahim Mirzapour es el arquero de la heroica Selección de Irán. Una amiga hizo el favor de hacerme notar el parecido que tengo con él, y tras cotejarlo con algunos compañeros de la imparcialidad, se ha quedado.

El punto de esta pintoresca casualidad es demostrar la grandeza del Mundial: no importa cuán irrisorio sea nuestro motivo para verlo, a final de cuentas es válido. Encontrar parecidos, ganar dinero en el Caliente, ser parte de la bola, volarse clases, o bien, si acaso, ver buen futbol.

Alemania 2006 le ha regresado el encanto al Mundial. En Corea-Japón 2002, los takas se encargaron de distanciar esa magia que envuelve al mundo para aislar el evento y hacerlo únicamente suyo (se vale, a fin de cuentas son un chingo). Gracias a Dios (y a Blatter), los alemanes son realmente magistrales para organizarse y el Mundial ha estado de maravilla. Comercializado hasta el queque y lo que quieran, pero el Mundial está de regreso como lo conocíamos y como lo apreciábamos. A ver cuántos Mundiales nos dura el encanto, y no sé porqué en Sudáfrica se volverá a perder simplemente por el distanciamento del mundo de Occidente con el aro negro (a menos de que se inventen una súper campaña publicitaria).

Yo me he fletado (a mucha honra) TODOS los partidos del Mundial, salvo el Costa Rica-Ecuador. Y aunque cada vez queda menos de mi rayita posterior (espero que ya hayan deducido cuál), puedo decir ¡albricias! ¡el futbol es la neta! Y tras 11 días de competencia y desmañanadas, sigo en pie. Cierto es que levantarme a las 6 AM no es lo más alentador, hablando desde el punto de vista de... bueno, de cualquier punto de vista. Sin embargo, hay buen ambiente, hay quinielita de por medio, y hasta dinerito extra porque la Furia me hizo ganar hoy 150 varishnikov.

Hay un rostro (y alguito más) que me ha alegrado el Mundial aún más día con día. En el canal de Sky, la señorita Desirée Ortiz aparece partido tras partido para informar a los televidentes con interesantísimas cápsulas culturales de las sedes alemanas (obvio no las escucho, estoy muy lejos de la tele). Su rostro es entre oriental y cachondo, y su cuerpo es digno de una persecución enmedio de la cancha del Allianz Arena, aunque luego te expulsen de Alemania. La amo y yo sé que me ama (aunque no me conozca). Si alguien sabe qué onda con ella, infórmeme inmediatamente.

Por supuesto, para Desirée, sabes que te amo

5 comments:

Xun said...

te ama porque te pareces a Ebrahim Mirzapour.... ni mas ni menos

l'aldo said...

confirmo lo dicho por mi manito, espero que andes bien y que la cola no se te transforme en una gran almohada... un abrazo

e. said...

jajajajajaja
¡Albricias! ¡Qué excelente post de futbolero enamorado! ...Espero que el final del mundial, no indique que usted dejará de escribir en el nuevo blog...

Besos, e.

Anonymous said...

Totalmente de acuerdo, Desirée Ortiz es un verdadero BOMBON.

Lo unico feo de todo esto es que no hay forma de encontrar en la web imagenes o algo relacionado con ella :S

Si alguien sabe algo por favor diganloooooooooooooooooooo !!!

marCHELAS! said...

Pues entonces feo no eres eeee!!!