Tuesday, March 27, 2007

Un conejo en mi camino


No soy una persona sutil. Más bien soy torpe. O mejor dicho, bruto. Y con aderezo de pendejo.

La anterior oda a la autoestima viene a colación porque el lunes por la tarde recibí la noticia de que viajaría a Pachuca para hacer una sesión de fotos con el "Chaco" Giménez, un futbolista que metió tres goles el domingo pasado. Y para darle un twist interesante a la entrevista, a alguien se le ocurrió disfrazarlo de mago... con todo y conejo.

Ajá. Un conejo de verdad. Entonces, alrededor de las 14:30 hrs. llegó a la redacción Angelito Guevara con una caja como de cajita feliz, pero con mascota incluida. Al abrirla, encontré un tierno conejito, casi aterrorizado con el claustro que padecía, con piel blanca y ojos rojos dignos de maquillaje del Exorcista.

La primera reacción generalizada fue el tipiquísimo "aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaay, qué liiiiiiiiiiiiiiiindoooooooooo". Pero una vez digerida la ternura, todos se olvidaron de que el conejo en verdad estaba vivo y que había que trasladarlo sano y salvo hasta Pachuca. Y ahí, justo ahí, apareció el inefable Inphi con sus brotes de conscienzudo para hacerme sentir como el Ecoloco combinado con el Destroyer.

"¿Ya le dieron de comer? ¿Y agua? ¿Y se lo van a llevar en la caja? ¿Cómo? A mí se me murió uno así eh..." Carajo. Sólo le faltaba exigir vales de despensa e Infonavit para el mentado conejo, a quien debido a mi coraje interno, tuve que llamar Tonto. Conejo Tonto.

Total que me salgo al jardincito de la plaza de enfrente mientras salía Guevara, y aquí es donde reconozco mi nula habilidad. Quien me conoce debe saber que soy especialista en tropiezos, caídas, derrames líquidos, chichones causados por falta de medición con los techos, quemaduras y golpecitos en codos y rodillas (¿ya saben cuáles?). Tonto es una bola de pelos que cabe en la mitad de mi mano, así que mucho control sobre él... no tenía.

Zarpamos a Pachuca y Tonto se hacía bolita en el piso del coche. Ya había tenido la experiencia de ver morir a un gallo en mi casa (sí, un gallo), así como la pena de tenerle que explicar a mi carnal de 9 años que un gallo en un jardín de casa se tenía que morir tarde o temprano. Dichos fantasmas aparecieron en el Avispón, y Guevara como si nada. "Es su naturaleza", decía el fotógrafo. Sí como no guey.

Para fortuna de todos, Tonto llegó vivísimo a la casa del "Chaco" y se comportó a la altura de las circunstancias. Chequen la edición del martes 27 de Cancha, y verán que hasta se dio el lujo de posar para la lente de Angelito. Como gran final, nuestro macabro plan incluía la fuga dejando a Tonto en menos de los niños del "Chaco" para que lo disfrutaran de lo lindo. No contábamos con la astucia de su esposa, que en pocas palabras le dijo al delantero: "Se queda el conejito o te quedas tú". Ni hablar.

Voy al Sanborn's a mandar mis notas, y ahí otra vez apareció Inphi y su pinche espíritu de Greenpeace. ¿Cómo está el conejo, ya le diste de comer? A ver cabrón, o mando tus notas o alimento conejos. Me aprovecho de la mesera y le pido un vaso de lechuga, de ésa que le ponen a las flautas. Ya de regreso, Tonto se durmió, no sin antes cagar mi coche. Llegamos a México y aún no sabíamos qué carambas hacer con él. Me dice Angelito, "en mi casa es el conejo o yo". Ay sí guey, ya es moda ¿no?.

A final de cuentas Tonto llegó al Purgatorio y pernoctó en mi regadera. Rodrigo, un amante hipócrita de los animales, me pregunta: "¿Qué es eso?". Me recordó a los pendejos pendejos. Es un ornitorrinco con alas, burro, pues qué va a ser.

Y al otro día, el acabose. Ví la publicación y Tonto me mató al lucir erguido dentro del sombrero del "Chaco". Eso, y que se contrató una abogada ambientalista que tiene influencias sobre mí, pues... fue una dupla mortal. De manera multilateral, decidí adoptar a Tonto. Y de paso, cambiarle de nombre. Ahora es Chaco antes Tonto. Válgame Dios, yo con mascota. Una vez más, que Dios nos agarre confesados.


Para Christian Giménez y la maldita hora en que decidió anotar tres veces.

12 comments:

In phidelio said...

Jaja, ahora resulta que yo fui ¿no?

La realidad es la siguiente: Mike es blando de corazón, yo soy un manipulador y, si no me creen, hubieran visto la cara del caballero cuando le dije que se me había muerto un conejo hace tiempo: "No manches, ¿se te murió un conejo por eso?". Contesté con frialdad y con cara de "si te pasas de cab... este animal muere".

Al fin del día, se lo ha quedado por algo y que no me apode Greenpeace. Seamos francos. Bien lo pudo haber llevado a Maskota, pero no quiso. Punto.

Aunque parezca que es al revés, fue el fuckin' rabbit el que se apoderó de Miguel.

Un conejo, what a tricky little fucka...

Mac said...

Ah que p*nch* mal servicio... Ahora te dan tu cajita feliz, sin hamburguesa, papas ni refresco, pero eso sí, con el "regalito".

W.J. Porter said...

Ya tienes habitat y ahora una mascota. La vida está de tu parte.

Anonymous said...

Yo soy especialista en conejos, será que en otra vida intimé con Blas, o algo así...

Hagas lo que hagas, jamás le dés perejil porque se te muere a las pocas horas.

Anonymous said...

jajaja esta de huevos, cuando puedo ir a conocer a Chaco???
Chaco A HUEVO!!! Yes it is my friend for you and for all, fine thanks, how is Chaco??

Anonymous said...

Chaco Briseño

HMI

Anonymous said...

Como te decía la otra vez, te puedo recomendar la siguiente literatura sobre conejos: "Mi conejo es rebelde ¿Qué hago?", "Adopte un conejo, ámelo y déjelo partir" o "Bugs y Lucas, dos conejos bien pachecos".
suerte con el roedor.
Juan martín

José Antonio Cortés said...

Primero: Inchi Martincillo, Lucas es pato no conejo, ¡cagajo!
Segundo: Freakney, si algo hay que aprender de los conejos es que cogen y cogen y cogen y cogen. Así que si la llegada de chaco a tu casa es una premonición kármica, podemos augurar plena vida sexual para los habitantes del Purgatorio.

l'aldo said...

gracias... después de un día llorando, Tonto me sacó una sonrisa

ALEJANDRA BENITEZ said...

¿Sigue el conejo viviendo en tu casa?
Tienes un corazòn de oro

Kariniux said...

Briiii!!!
Hace tiempo en una noche fría y lluviosa, estábamos compartiendo una plática sobre mascotas ¿recuerdas? y me dijiste "no, no quiero tener mascotas porque no tengo espacio ni tiempo", incluso pensamos en un pez con todo y pecerita y dijiste "nones"
¡¡Felicidades!!, tienes un nuevo inquilino en casa, quien definitivamente no lavará los trastes ni hará su cama.
Dos cosas te puedo recomendar, la primera: en la próxima sesión de fotos donde tengan contemplado usar un animal (ojo, todo animal que no entre en la definición de homosapiens) busquen su réplica en PELUCHE, así no hay pierde, no hay que alimentarlo y puedes regalárselo a alguien en su cumple.
Y la segunda, dile al tío que se le ocurrió la sesión con conejo vivito y coleando, que te pase una pensión alimenticia, que lo saque a pasear dos veces a la semana y que se haga cargo de su educación y del veterinario.
Besos.
Kariniux

MUYE said...

Hola, te dejo mi dirección, tengo un blog acerca del cuidado de los conejos (yo tengo siete como mascotas viviendo en mi casa), ahí viene información para que lo puedas cuidar bien. Los conejos son animales bien inteligentes (van al baño en bandeja, como los gatos, entienden comandos, etc.etc. si son debidamente educados, como todos los animales) y tristemente de los que más sufren de maltrato por parte de los seres humanos...

http://mommabunbun.blogspot.com/

Y sip, estoy de acuerdo con Karina, la próxima vez que quieran hacer fotos, por favor NO usen animales vivos. O si de plano necesitas otro conejo, me dices y te puedo ayudar con uno de los míos (ya han estado en fotos y videos).

Me saludas a Chaco, por fas y gracias por ser una persona tan responsable!