Friday, March 16, 2007

La guerra que nunca ganaríamos

Etzel Espinosa es una de las pocas ‘buenas personas’ que conozco en este planeta. Y lo pongo entre comillas, porque la ‘buena persona’ es un concepto en peligro de extinción, sobre todo si tomamos en cuenta otras especies que más adelante describiré ampliamente. El caso es que escuchar una narración de la vida de Etzel (apodos: Nextel, Telcel, Pretzel) es escuchar una narración de la mía. Somos extremadamente parecidos en cuanto a fisonomía, debilidades sentimentales y cantidad de pendejadas que decimos, y en la cobertura en Houston que recién termino, lo he confirmado.

Prestábamonos mi carnal y yo a cenar en McDonald’s, pero estaba cerrado. Sin embargo, a unos metros de distancia estaba un Wendy’s cuyo único servicio era por medio del Drive Thru. ¿Nunca se habían cuestionado si está prohibido ir a pie y pedir por el Auto-Mac (ya es un genérico, como los kleenex o el pritt)? Yo, por lo menos, jamás he visto un letrero que diga “Prohibido pedir en el Auto-Mac como peatones. Evítese la pena de ser retirado a grito y sombrerazo”. Pues que Etzel y yo nos formamos atrás de tres automóviles, Llegaron un par de morenas en otro más y una vez acomodadas detrás de nosotros en la fila se cagaron de risa. Esperamos turno, y cuando nos disponíamos a ordenar, la señora de origen hindú que atendía el Auto-Mac espetó… “No no, just Drive”.

O sea, cómo. ¿Acaso en el país en el que hasta el gato demanda a su dueño no es eso discriminación? O sea, ¡cómo! ¿No puedo pedir si no traigo coche? ¿Dónde dice que no? “What’s the difference?”, pregunté. “B-Y-E”, recibí como escueta respuesta. Pues váyase al carajo usted y sus 17 hijos, le dije en secreto (y peores bendiciones). Siendo las 12:30 am, y yo muriéndome de hambre, sus argumentos me parecieron paupérrimos. ¿Motivos de seguridad? Claro, mis dos patas corren más rápido que cualquier coche, claro. ¿Normas de la empresa? ¡Carajo! Ahora resulta que mucha pinche ética…

En fin. Del coraje, comencé a declamar en contra de esa especie que tanto me abruma, me agobia y me molesta. Es… la “gente pendeja” (sí, como las “buenas personas”, otra especie). Etzel recordó una anécdota con un tío, que le contó que algún trovador (Milanés, Cabral, da igual, todos cantan lo mismo con diferente sonsonete) dijo en algún discurso previo a una de sus canciones que la guerra a la que menos podría entrarle, sería a la guerra contra los pendejos. “Son un chingo, qué miedo”.

Cuánta razón. Imagínense si los pendejos decidieran tomar por fuerza el control del mundo… nada más por número estamos jodidos. Son mucho más que los chinos, y además son pendejos. Alrededor de 70 por ciento de la población mundial es pendeja. Neto es un problema. Seamos sinceros, ¿cuántos pendejos hay en sus respectivas familias? ¿Cuántas veces han dicho, ‘no, no le hables a ese güey, es un pendejo’? Ya no digamos en el trabajo. “Ahí viene ese pendejo”. O en la calle, “¿Por qué no te fijas pendejo?” Es que de verdad no lo hemos hecho consciente, pero es un problemón del tamaño del mundo.

Ahora bien, como mi convivencia con pendejos es tan constante, he desarrollado una gran sensibilidad para detectarlos a mi alrededor. Y como son tantos, encontré la necesidad de clasificarlos. He aquí unos cuantos tipos (abarcar todas las categorías es imposible, son como los peces):

- Pendejo necio: Es el más peligroso. Todo el mundo sabe que es pendejo, menos él, y actúa como si no lo fuera. Es imposible pedirle explicaciones de las cosas. La mema no le da para eso. Huyan, de verdad, lo más rápido y lejos que puedan.

- Pendejo de ocasión: También se le conoce como Pendejo transitorio. En el lenguaje coloquial, es hacerse pendejo. “Oigan, ¿quién se gastó la lana que estaba guardada aquí?, Era para la renta…”. Sopas. Ahí entra el pendejo de ocasión.

- Pendejo yo-lo-sé-todo: No confundir con el pendejo necio. Éste es más odioso. No le ganas una. Oye, el otro día fui a Houston… ahí entra. “Sí, pero no has ido a San Antonio, ahí sí está padre porque…”. Oye, yo ya comí caca. “Sí, pero yo ya comí con cebolla y sabe más rico…”. Un verdadero papanatas.

- Pendejo cagado: Te ríes de él, más no con él. Causa risa, pero ni de chiste lo integrarías a tu grupo. Eventualmente te termina hartando. Normalmente pululan en las fiestas. Tienen muchos amigos, pero a la vez ninguno.

- Pendejo pendejo: Tiene frases implacables, como: oye, se me perdieron mis llaves. “¿Dónde las dejaste?”… Pendeeeeejo, si supiera no estarían perdidas. O, fui al cine a ver Titanic. “No manches, ¿viste cómo se hundió?” No pendejo, ahí me tapé los ojos. Es que de veras…

Así me podría seguir. Son tantos y tan… pendejos. Y viven en todos lados, no porque vayan a EU o Europa vayan a creer que se van a librar de ellos. Yo me topé a una que trabaja en un Wendy’s, y lo u.n.i.c.o. que le agradezco es que me dio para escribir un post. Obvio ni se lo imagina. Pendeja.


Para el maestro E.E.E.M. Virtuoso de la lente y del corazón, como pocos.

8 comments:

In phidelio said...

El "No serás pendejo" debería ser el mandamiento #11 y me cae que, con ese, el cielo y San Pedro tendrían un control más grande y efectivo que el control vehicular del D.F.

No sé xq, pero me acordé del buen Polo. Pensé que lo podría poner en un sólo rubro, pero cuando me di cuenta que cabía en muchos, creo que ahora hasta puedo pensar en el "Pendejo tipo Polo" (así como las camisas).

Anonymous said...

Ese tema porcentual del pendejismo mundial esta muy cabrón. Todo depende de quién haga la investigación, porque... cuando un pendejo te dice pendejo dónde entras...o entramos carnal??? Entonces imagínate cuan grande seria tu escala jajaja neta hay tantísimas cosas por decir...

Anonymous said...

Te faltó enlistar otro tipo de pendejo. El o la que tiene una mente educada y el criterio formado, pero un corazón débil o cobarde o prejuiciado. Esos, a la larga, son los que más sufren y los que peor de solos se quedan. El resto, vive feliz en Pendejolandia.

Anonymous said...

Para que no me digas 'pendejo' voy a evitar decir 'creo que te faltó poner tal o cual categoría' porque bien aclaraste que era imposible enlistar todas. Lo único que pretendo agregar es que también existen los pendejos que te hacen pasar momento verdaderamente amenos como lo es escribir un post sobre pendejos (jajajajajajajaja), es decir que en ese sentido el término para nada es despectivo. Es en serio mi queridísimo Bricny, eres re'pendejo con lo que en ocasiones dices, haces o escribes y la neta haces que me ría mucho, ojalá existieran muchos más pendejos así.
Saludos y un abrazo

PD: No había tenido la oportunidad de recordarte que ya son 10 partidos sin que Cruz Azul nos haga cosquillas. Equipo pendejo!!! Y todavía me debes dos apuestas...

CARNI BOY

José Antonio C. said...

Hay un lugar coún que reza así "lo malo no es que sea pendejo, lo malo es que es un pendenjo con iniciativa".
Ahora, que quién no se a pendejado alguna vez.
En Sudamérica el término pendejo es para denominar a los niños, sin ser despectivo ni nada.
También hay una tendencia en que se cree que todos los jefes son unos pendejos, yo la he vivido en un 70 por ciento y los que trabajan conmigo lo habrán dicho laguna vez, estoy seguro.
Y finalmente, qué bueno que aclaraste lo de Pixel "buena persona", porque los que se pasan de buenas personas terminan siendo unos pendejos.
Pixel es bueno, bueno, bueno, pero ningún pendejo.

Alejandra Benitez said...

Britny, entre los apodos de Etzel te faltaron dos, que son fundamentales: Excel y Ocho Chichis.
Y si, tienes toda la razón del mundo el maestro Etzel es tan buena persona que parece mujer y ya se lo dije, no te acuestes con mujeres a las que no podrás botar como si fuera un pañuelo desechable, porque irremediablemente acabarás enamorado. Pero volviendo a la categoría de pendejos, debo decirte que una de tus clasificaciones me recordó a cierto individuo que en el medio periodístico le apodan el Chabelo. No sé cual es peor, si ese o el tipo Polo. Pero hazme el favor, es el típico que te pregunta ¿te tocó Pumas?, cuando estás en pleno rayo del sol, con grabadora en mano, esperando a los auriazules terminen su práctica. Ý ese Chabelo es nefasto, apenas el sábado pasado me tocó una de sus perlas. Terminó el juego de la Selección Femenil y se dirigó a mi y a otro reportero de radio, diciendo ¿Qúé le pasa a Cuéllar, qué tiene en la cabeza, para qué saca a Maribel Domínguez, ahí perdió el partido? Me volteo y le dijo: "No la sacó, ella pidió su cambio porque se desgarro el muslo", y el reportero de Radio agregó: "Sin comentarios".

l'aldo said...

JAJAJAJAJAJA me hiciste reir como pocos días, te superas mi buen cada post es un poco o un bastante más cagado que el pasado

Anonymous said...

DEFINITIVAMENTE ES EL POST QUE MÁS ME HA GUSTADO DE TU BLOG, COINCIDIMOS CON WENDY´S, OFFICE MAX Y MUCHAS COSAS QUE FUERON SALIENDO EN CASI 7 HORAS DE CHAT... SIN DORMIR! JAJAJA
TE QUIERO,
ARI