Wednesday, February 28, 2007

Limbo

Perdonen ustedes. Ahora sí me fui y ni recadito les dejé. Lo que pasó es que de manera un tanto intempestiva me mandaron a San Diego vía México-Toluca-Tijuana-San Ysidro con el propósito de informar acerca del partido entre el bienamado Tricolor y la poderosísima Venezuela. Ni las manos metí cuando ya estaba del otro lado (que hoy para mí es este lado).

A decir verdad, fue hasta hoy que me dí una vueltecita por las calles de San Diego cuando caí en la cuenta que otra vez he dejado un tanto descuidado este espacio hípertextual-ultrasideral. Tal vez habrá quien no lo note, pero seguramente otros sí (como yo), y ésa es razón suficiente para meterle freno de mano al asunto.

En los últimos días (de hecho, las últimas semanas) se me han presentado una bola de eventos francamente reveladores y trastornantes que me han orillado a enfocar mis energías a las cuestiones más básicas de concentración. Y suena a pretexto, pero lo primero que me está revoloteando la tripa es el trabajo, para lo cual tengo mil ideas dándome vueltas y me está resultando difícil atraparlas. Otra es que por más que intento, no puedo dejar la fiesta y eso tampoco ayuda a pensar mejor. Y la última, probablemente la más importante, es la decisión que tomé hace 15 días y que sin duda alguna cambiará mis días foreveranever.

Salirme de la casa de mis abuelos ya dejó de ser un propósito de año nuevo, y en los próximos días será una realidad. Mi hermano y un servidor decidimos agarrarnos nuestras braguitas y aventarnos el tiro de vivir solos, con todo lo bueno y lo malo que ello implica. Por supuesto, un manojo de angustias, alegrías y chantajes se han desatado desde entonces, lo cual no hace más que ponerme más nervioso y alborotado a la vez. Y desde luego, han llegado los pseudos-consejos cuyo u.n.i.c.o. propósito es aportar esa bellísima y estúpida figura ideática que es la “falsa moral”. Que quede claro que no hablo de quienes desinteresadamente han aportado importantes puntos de vista para vivir de la mejor manera la vida en el abismo (de la renta), sino de quienes, a base de pura víscera, se avientan las puntadas de condenar todo cambio de mecánica cotidiana sin tener la menor idea de cómo se las gasta el de las teclas (como cuando alguien decía ‘el de la pluma’).

Allá ellos. Mi carnal y yo estamos más que seguros y conscientes de que habrá harto gozo, pero también bastante sacrificio. Nos la jugamos. Y para celebrarlo, en la próxima entrega de éste su blog consentido, lanzaremos una bonita campaña de solidaridad en la que requeriremos su valiosa contribución a cambio de unos coquetísimos souvenirs de u.n.i.c.o. dignos de cualquier coleccionista de memorabilia internáutica.

Así las cosas, prometo nuevamente ponerle galleta a este espacio de la gente. Porque ni cambiarme de casa ni viajar al Himalaya es excusa suficiente para descuidar lo que por derecho es más tuyo que ninguna otra cosa. Y menos cuando el medio te servirá para adornar una casa cuyo amueblado cuenta, hasta hoy, con dos camas y… bueno, ejem, dos camas.

Que Dios nos agarre confesados.

Para la Tía Sara. Mira nomás cuándo te vine a conocer.

7 comments:

Anonymous said...

Rodri va a madurar, por otro lado mi querido Patan cuentan con todo mi apoyo y de mis futuras donaciones.

HMI

In phidelio said...

Apoyamostu decisión tu madrey yo, digo, Mara y este sevridor. Jaja!

Es que hasta ella me ha dicho que eres como el hijo al que jamás le daremos tantos consejos. Me cae que estoy de acuerdo con ella.

Bien por ese cambio y que sea para bien.

e. said...

Te va a ir excelente. Sí, será rocoso al pricipio, pero altamente disfrutable. ¡Suerte y ALBRICIAS! Un besote, e.

W.J. Porter said...

Muy bien: la leonera de soletros de los Briseño. ¿No te han salido con el clásico sermón de que los "muchachos y jovenes" que viven solos son unos malvivientes libertinos? ODIO la sociedad de país subdesarrollado. LA ODIO. Felicidades. Supongo.

Harry said...

Suerte en la nueva aventura... por cierto, tengo una amiga que está desmontando su departamento porque se va al extranjero... hay cosas como licuadoras, planchas y algunos muebles en venta por si te interesa.

l'aldo said...

Cualquier primera rudeza hogareña que se pueda presentar en los primeros dias, no se comparará con el increible placer de tomarte unas chelas con tu carnal... en su nueva casa (semivacía pero chida)

saludos desde managua

José Antonio C. said...

Si vives tu espacio, más que existir o habitarlo y sobre todo si es con un hermano, todo lo que pasé te habrá alimentado el espíritu.