Tuesday, December 05, 2006

Nainoutuguanou

La llegada de Sony Entertainment Television marcó un antes y después de la tele en México. A partir de su aparición a mediados de los 90, series como Friends y Seinfeld comenzaron a tomar relevancia en las conversaciones de sobremesa, para luego destapar un boom de fanatismo exacerbado y provocar que, con el tiempo, la tele abierta comprara esas series y las transmitiera dobladas al español (es horrible, por cierto).

Sin embargo, una de las series que primero vimos en tele abierta y que no necesitó de Sony para incrustrarse en las mentecitas de pubers y no tan pubers fue la gloriosísima (pónganse de pie) Beverly Hillos nainoutuguanou. Curiosamente es a partir de los replays matutinos en Sony que me la he soplado de principio a fin nuevamente y he podido apreciar su espectacular decadencia.

BH pegó y pegó duro, sobre todo en los hombres. Los Dylans y Brandons en los salones de clase aparecieron como hormigas cuando cae un pan. Todo el mundo quería bailar como David Silver, y todos, todos sin excepción, delirábamos con Kelly y/o Brenda. A huevo. Era de esos programas que designaban apodos dignos y vergonzosos. A quien le tocara Steve Sanders era el cagadito y Donna era la fea pero buenota (la hija del productor, hay que recordar).

No sé en EU, pero en México, BH pegó porque representaba el ideal de un grupo de amigos guapitos y guapitas con interconexiones amorosas, pero fresonas (al principio. Luego medio se desataron, aunque jamás al grado de Melrose Place, eso fue como una orgía soft porn). Luego hubo temas dos tres moralistas, pero medio bien tratados, como cuando Brenda rescata un perro y por eso la encarcelan. O, ¿quién no recuerda el Donna Martin se gradúa?

Lo mejor vino cuando la serie se volvió más real. Kelly le bajó el novio a su mejor amiga y eso es muy real. Y hablando de realismos, Dylan era el máximo exponente. Un guey padrotón, pedote, ligador y con harto billete (lo menos real era que Luke Perry tenía como 40 años, pero bueno, lo compensaba). Luego le bajan su lana y se tira a las drogas. También sucede. La subtrama en la que la recupera está aventurera y la integración del bombón de Tiffany Amber-Thiesen también está chida porque es una zorra y, dicen por ahí, las zorras existen.

En algún momento desapareció Luke Perry y todo empezó a valer madres. Rellenaron con mil actores y actrices pero el decaimiento fue inevitable. Comenzaron a aparecer grupos "medio famosos" en vivo, y eso es un signo inequívoco de necesidad de primeros auxilios en una serie.

Hacia el final fue peor. Los guionistas, en sus últimos intentos por levantar el rating, hacía que BH pareciera más bien Duro y Directo. Pasaba algo gruesísimo en cada programa. Una vez secuestraron a Donna y a la otra semana mataron a un personaje secundario, con secuencias catastróficas en el momento, pero al otro capítulo como si nada en el Peach Pit.

Fueron, me parece, 10 temporadas de Beverly Hills. Y a pesar de la evidente decadencia de las últimas, ahí me tienen como burro en Sony viéndolas por las mañanas. Caray, la Amber-Thiessen, Jennie Garth y la maestre Kathleen Robertson son un excelente motivo para empezar bien el día. Lo único que me preocupa es que ya están en las últimas y van a volver a comenzar. Creo que me volveré a peinar como Brandon Walsh.


Para el maestro Aaron Spelling, la mente brillante de la que salió. Gracias viejo, cuepedé.

7 comments:

In phidelio said...

Totalmente de acuerdo Bri. Esto es simple: BH mataba a todas las series, claro, si Melrose no hubiese existido para darle al Soft Porn un punto catártico en los 90's.

Anonymous said...

Mmmm, el tema del blog me suena familiar...qué estábamos haciendo un viernes por la noche en la cocina...no piensen mal, se peleaba por qué serie había sido el parteaguas de las series televisivas.
Debo aceptar que BH es la primer serie para morros cool, porque cómo olvidar DYNASTY, mis abuelas la veían y era la misma trama pero con más añitos.
Debo decir que aunque BH armo revuelo, me quedo con mis amigos, indiscutiblemente la mejor de las mejores: FRIENDS "I'll Be There for You"...

José Antonio C. said...

En un principio pensé que estaba leyendo la columna de Alvaro Cueva, volví a ver la dirección y estaba en el blog del Freakney: la mento no compartir esa basta cultura 90210, pero por cuestiones obvias de generación, yo vi ese programa mientras transitaba en momentos de muy poca tele en mi vida. coincido en los bombones, a mí me gustaba una novia de Sanders, pelirroja y medio bizquita, pero astifina y bien armada, diría la crónica taurina. La serie que más me gustó en la vida fue "Los años maravillosos".

Alejandra Benitez said...

Me encantó tu relato, yo también fui fan de BH, de hecho tienes mucha razón al señalar que la serie comenzó a decaer con la salida de varios personajes.
Me cagó que se fuera Brenda, luego los rollos de Dylan me dieron hueva y cuando salió Brandon, fue el acaboso.
Creo que los productores deben pensar bien antes de hacer interminables estas series. Hay que irse en el momento justo.
Para aquellos que les gustan las series del pasado, le comentó que yo me estoy volviendo a chutar Dallas con singular alegría, gozando de las maldades de JR

W.J. Porter said...

Yo en mi desempleo me eché TODAS las temporadas. Nada como las primeras, con su gran mensaje moralino como cuando Brandon hace una fiesta en casa porque no están sus padre sy choca el auto o algo así. De oso. Y cuando la Amber-Thiessen está de super golfa y se embaraza... qué tiempos. Lástima que no había de esas en mi escuela. Gracias a todas las chicas de Beverly Hills que se dignaron a enseñar el torso desnudo, aportaron mucho a mis... ¡Saludos a la familia!

l'aldo said...

Breda uuhh ahhh ohhhh, perdón perdón, pero es que Brenda UUUUHHHHH AHHHHH OHHHHHH (flash back adolecente)

Xun said...

Kelly y ya'stá