Tuesday, December 19, 2006

La Vida en Vivo

No me puedo quejar del 2006. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que el saldo que arroja es positivo en todos los aspectos de mi vida: laboral, intelectual e interhumano. En particular, hubo un rubro destacadísimo en el que me apliqué con todas las de la ley para terminar como el rey de la experiencia y la diversidad.

Los conciertos en México durante el 2006 estuvieron deluxe. Sólo faltó que viniera Denise de Kalafe y ya con eso estaríamos hablando del año perfecto. Por problemas logísticos, me ausenté a algunos a los que me hubiera encantado asistir. No le ví el bote a Shakira por lana y chamba, con los Stones me puse trucha muy tarde, y a Depeche no lo tengo tan presente como para invertirles billete. Pero con decirles que hasta Arjona ví (sí, ya sé, pero me vale madres), les compruebo mi alto grado de intensidad recital.

Tras mi humilde experiencia, quiero compartir con ustedes mi Top5 Conciertos del Año, con la firme advertencia de la plena subjetividad del rankeo y con la enorme disposición de leer ovaciones y mentadas tanto de esos como de otros no mencionados.

5.
Oasis (31 de Marzo, Palacio de los Deportes)
Recuerdo que el concierto del 98, el del Be Here Now, fue mi primer gran lamento en el ramo. Ya me rayaba Oasis y por burro ni levanté la mano para ir. Pero éste del Don't Believe the Truth fue sencillamente volcánico. El repentino alto de Noel en la entrada de The importance of being idle es el sello de los Gallagher, y la anécdota perfecta para resumir su espontaneidad. Cerrar con Don't look back in anger les da un A+. Al final el sonido local pone la versión álbum de Let there be love, todos se quejan porque no la escucharon en vivo, pero a la vez se van coreándola y felices por el show. Y pensar que estuve a nada de no entrar porque los Pumas cesaron a Miguel España. Debo reconocer que la 'Beni' pagó mi segundo boleto.

4.
U2 (15 de Febrero, Estadio Azteca)
Sí, U2 en cuarto, pero no es poca cosa. Es el concierto en que más adrenalina sentí. Cuando el Fantastic Four caminaba por el pasillito al escenario, brinqué como adolescente viendo a Panda (sí, también estuve ahí y qué pedo). City of Blinding Lights ha sido, muy probablemente, la canción más gritada por mí en un concierto. Afónico desde la rola 1. Recuerdo Elevation, Where the Streets, The Fly, One y With or Without you. Vibrante de principio a fin por la carga emocional de la larga ausencia del grupo. Y eso que la neta The Edge la cagó un par de veces. ¿A quién le importa? Son U2 y la entrega fue total.

3.
Dream Theater (3 de Marzo, Auditorio Nacional)
Seguro en México hubo más gente interesada en el Tecos-Morelia que en el concierto de Dream, pero mira que les valió 3 toneladas de madre. Qué-pinche-concierto. En la gira pasada, James LaBrie me falló en ciertas notas altísimas, pero ahora yo no sé qué se fumó porque estuvo majestuoso. Dream es el grupo de lo magnífico, de lo pulcro, de lo sublime. Y una caricatura con ellos de protagonistas fue el sutil toque de lo simbólico. Trapped inside this Oc-ta-va-ri-uuuuuuum.

2.
The Strokes (1 de Septiembre, Palacio de los Deportes)
Compré el boleto dos días antes, hasta arriba, no me sabía ninguna del nuevo disco, y tenía severas dudas sobre el talento de The Strokes. Y aún así, me prendí como idiota. Es un poco complicado de explicar, porque estos tipos no hablan ni se exaltan. Sólo tocan, pero de qué manera. El encanto radica en que tienen un feeling muy cabrón y mucho poderío en su sonido. Inphi y yo brincando en la escalera es una escena que difícilmente se repetirá, y sólo los Strokes pudieron atestiguarla gracias a Last Nite y Reptilia. Todo lo anterior, a pesar de los nacos de Porter que abrieron el concierto. ¿Quién le dijo al cono de McDonald's que servía para la música?

1. Franz Ferdinand (12 de Septiembre, Auditorio Nacional)
Es difícil que un concierto llene unas expectativas taaan altas, pero sabía que lo lograrían desde que abrieron con This Boy. Son rítmicos, tienen gracia, bailan poca madre y tocan como ninguno. Alex Kapranos es un genio, y ese numerito de las presentaciones mutuas me puede matar (chéquenlo en YouTube con un video de The Fallen). Yo no sé a quién se le ocurrió poner a cuatro teotihuacanos con penachotes en el escenario para cerrar con This Fire, pero le debo un abrazo. Una imagen para siempre: el estallido en luz roja después del "And I know, now I know, now I know, I know that it's you... YOU'RE LUCKY LUCKY, YOU'RE SO LUCKY!!!. Nunca había visto tanta gente bailando (bailando como tal) al mismo tiempo. Memorable.

* El concierto que no fue.- Ya lo explicaré a detalle en el siguiente post. Basta con decir que tenía boletos para The Killers desde el primer instante, pero la histórica final de la Sudamericana se celebró justo ese día. A pesar de tremenda jugarreta del destino, no lo lamento en lo más mínimo. Ya lo explicaré. Unas por otras.


Para todos mis comparsas en los conciertos mencionados y no mencionados. Sin ustedes no hubiera sido lo mismo (snif snif).

6 comments:

Anonymous said...

Viva Dream....nunca nos fallan carnal, aparte como tu dices James venía con una vocalización muy cabronsisima que nos enchinó la piel, el asterizco y nos puso a bailar el clásico paso universal con los brazos levantados jajajaja

B

In phidelio said...

De los 6 que mencionó el Bri, yo fui al de The Strokes y al de The Killers. Es cierto, los Strokes son otra cosa, una onda de la que esperas poquísimo y sales como si fueras fan. Ahora resulta que salgo presumiendo que me sabía el 75% de las rolas.
Desde esa noche, oigo el nuevo de The Strokes y me prendo en el carro tanto que de verdad me sirve el quemacocos para salir y entrarm salir y entrar de aquí a Luis Cabrera.
Lástima que Depeche no llene tus expectativas; estuvo sublime, pero si no hay feeling, no lo hay y punto.

W.J. Porter said...

No asistí al concierto de Dream Theater por roto, pero ya los he visto y solo puedo decir que están bajados del Olimpo. Si yo fuera el Santo Pontifice cambiaría el persigne a "Del Padre, Del Hijo y de John Petrucci".
Por cierto, The Killers moló mazó.
Y también te faltó ir a los toquines arrabaleros donde un servidor toca covers de la Shakira...

Anonymous said...

Y sí, después de tanto tiempo sin escribirte, aquí estoy.
Me siento muy bien por haber estado en cuatro de ellos. Los que compartí con ud. fueron increíbles, en uno canté todas y en el otro creo que sólo fue media, pero eso sí, me divertí mucho mucho...

Gracias por todo y en especial por la playera azul que guardo con mucho cariño.

Alejandra Benitez said...

A mi me gusta Arjona y la verdad es que tiene algunas rolas muy buenas. Hay que abrir la mente y escuchar todo tipo de música

José Antonio C. said...

Respeto una lista con gente tan respetable como esta, aunque sólo pude ir al de U2. Para mí fueron conciertazos: el de los Stones (escuchar Midnight Rambler fue como volver al útero materno, es una canción de 1969 y estoyt seguro que la escuché antes de nacer, porque cuando se grabó en vivo en el Madison Square Garden fue justo una semana antes de ni nacimiento. Me pegó.) Y también el viejo maestro Sabina.

PD: Beni te me caíste gacho con eso de Rajona, sus versos más forzados que los de Lora: quién diría, quién diría que la peluquería, la zapatería, me diría que irías a estudira ingeniería (creo que a mí me salió algo menos soso). Pero bueno, son tus oídos.