Tuesday, February 01, 2011

El hombre que construyó el monumento al brinco

La primera vez que escuché a Alex Kapranos fue en Take Me Out. El primer sencillo del primer disco de Franz Ferdinand. Una canción cuyo primer minuto corresponde a un auténtico hit rockero de la primera década del siglo XXI, pero que a partir de un puente y de un cambio de acordes, se convierte en una melodía provocadora, pero alternativa, y en un monumento al brinco.

Yo me entiendo. Y si ustedes no, compruébenlo…



Take Me Out, Mr. Brightside y Seven Nation Army son las canciones más representativas de la década pasada. Las que identificarán una época y se utilizarán en videos de MTV que recuerden los 2miles.

Pero el post no es acerca de eso, sino del hombre que la canta. Acabo de terminar de leer un libro del gran Alex Kapranos, prestado por Toñito Matman. El primero de (espero muchos en) el 2011.

Se trata de una recopilación de pequeños textos escritos durante dos años y medio de un tour mundial, en el que describe sus experiencias más excéntricas en torno a la comida. Desde comida tex-mex en Austin, hasta golosinas brindadas por sus fans japoneses. El libro es un blog impreso, o al menos así se siente al leerlo. Una delicia.

Kapranos resulta ser mi frontman favorito del mundo. No hay nadie que proyecte más energía que él en el escenario (bueno, tal vez Flea, pero ps no es vocal). Tiene sus pasitos ya bien estudiados, pero siempre hay espacio con él para la improvisación. Como en abril de 2010 cuando vino a México, al Auditorio Nacional, y convocó a la gente para que se arremolinara frente al templete. Ooooobvio no se hizo esperar la turda, que se aventó al escenario, tumbando sillas y provocando que los robotitos de Ocesa no supieran qué hacer ante el imprevisto.

Kapranos es el líder de un grupo que toca como los Beatles, pero con huevos (Mac me va a madrear, pero no encuentro mejor descripción). Tiene el coolness de Mick Jagger (ésta la tienen que ver sí o sí), firmeza en su voz, como Elvis, y el desparpajo del lurias de Café Tacvba.

¿A poco no les gustaría que fuera su amigo?



Hace poco, Toñito también me avisó que este viernes 4, Kapranos vendría al Reina para dar un DJ session, y en vez de emocionarme me encabroné porque estaría fuera de México. Como por acto de magia, canceló una semana después. A huevo, se está esperando a que regrese.

Y esta vez lo conozco porque lo conozco.

4 comments:

In phidelio said...

De esas 3 rolas de la década, creo que gana la de Franz, porque el primer minuto lo vale todo y a nadie se le ha ocurrido tal cambio. Si acaso a Queen en su "Bohemian Rhapsody".

Por lo demás, no me gusta tanto este Franz como el del debut.

Chanfle II said...

A huevo, es como el de Bohemian, bienahi cabrón. Si nomás tienes la cara, jajaa

Mac said...

A ver, trataré de ser objetivo... Los Beatles no eran unos superdotados con los instrumentos; la profundidad de sus letras son superadas al menos por Pink Floyd y podemos hacer una lista; ninguno tenía el coolness de Mick Jagger, ni mucho menos la firmeza en la voz de Elvis (Paul es el que más se acerca).

No sé si Kapranos tenga o la bipolaridad de Lennon, o lo modosito de Paul, o lo espiritual de George o lo Ringo de Ringo, y quizás dentro de 40 años el mundo va a idolatrar Take Me Out como hoy lo hacen con All You Need is Love. Sí, puede pasar.

Pero una cosa es cierta: con excepción de Elvis, los Beatles llegaron primero que todos los mencionados, y seguirán siendo el gran referente.

Un abrazo Bri, me estoy poniendo al corriente con tu blog.

Rocio said...

Todo lo que se relacione con los viajes me gusta mucho y por eso trato de acceder en internet a portales en donde pueda disfrutar de experiencias de viajeros. Ademas tengo ganas de hacer un viaje a disney en cuotas