Thursday, May 28, 2009

La triste historia de Chicharito y Manguito

(Dedicatoria anticipada: para los que hicieron mi quiz en Facebook y no supieron la primera pregunta)

Por alguna extraña razón, yo nunca tuve una mascota. Y digo una mascota mía, mía, una que me hayan comprado directamente a mí. O sea, estaba el perrito ese mamuco en casa de mi abuela al que le decían Hoover (como la lavadora), y que seguramente por lo horrible del nombre se escapó de la casa. Pero no cuenta.

En ese mismo tenor, para satisfacer esa increíble necesidad de tener una mascota, mis papás, en aquel 1986, todavía casados (o algo así), decidieron que yo debía "adoptar" como "míos" un par de canarios que vivían en casa de mi bisabuela Petrita. Aquellas diminutas aves, de color verde y anaranjado, se llamaban... Chicharito y Manguito.

Y digo "adoptar", porque qué chingados voy a estar yo, a los 4 años, apropiándome de dos pinchurrientos pajaritos que no tenían mayor gracia que brincar de una bardita a otra, picar su vaina y meterse a su casita. Por supuesto, a los 4 años eso te parece de lo más entretenido y puedes pasar hoooooras viendo a las criaturas del tingo al tango.

Cabe destacar que Petrita vivía en Ciudad Cooperativa Cruz Azul, una mini mini ciudad a hora y media de México, así que hagan ustedes cálculos cada cuándo veía yo a "mis" mascotas: ¿una, dos veces al mes? Insisto, pura de árabe para no comprarme una mascota.

Sea como sea, comenzó a pasar el tiempo (si este blog fuera una película, comenzarían a pasar escenas del Chanfle creciendo y creciendo, y con su ropa cada vez más chica y ajustada hasta quedar como bodoque de cafetería). Como todo ser vivo en este mundo, el Chanfle comenzó a ser víctima del paso del tiempo... y sus canaritos seguían ahí, vivos, picoteando, brincando y comiendo como enajenados.

Según wikipedia, el serinus canaria tiene un tiempo de vida en cautiverio estimado de 10 a 15 años, mismo que disminuye considerablemente si las aves se dedican a la cría. Chicharito y Manguito eran machines, así que saquen conclusiones.

Bueno, pues... mis huevos.

No. Corrijo: mis huevos, pelones.

Mientras yo crecía, Chicharito y Manguito seguían tan rozagantes como siempre. Sin embargo, mis papás me aplicaron la vieja táctica del "sustitúyelos por otros, total, ni se va a dar cuenta". Y no, no me di cuenta, hasta que mis primos grandes, maloras como son todos los primos grandes, se comenzaron a burlar de mí en repetidas ocasiones sociales, en las que hacían alusión a que Chicharito y Manguito ya ni siquiera respetaban sus colores originales.

Ergo, los últimos Chicharito y Manguito, quienes desaparecieron mágicamente al morir mi abuelita, no eran los originales Chicharito y Manguito, sino seguramente Chicharito the Sixth y Manguito the Seventh. O algo así.

Así que si tienen hijos, o piensan tenerlos en algún momento de su vida, una de dos: o les compran una mascota y les explican el concepto de "muerte"... o no les compren ni madres y sustituyan esa necesidad con otra cosa como audio-libros. Y si sus hijos se convierten en bloggers, agradézcanmelo.


Para la abuelita Petrita, que Dios la tenga en su santa gloria.

10 comments:

Plaqueta said...

¿Alguien en el mundo, aparte de las abuelitas, tendrá canarios? ¿Para qué sirven esos bichos? No te dan cariño, no hacen gracias, no responden a su nombre: sólo hacen ruido y popó.

Fa* said...

pero, ¿por qué les pusiste así? no duermo de la curiosidad!!

Anonymous said...

llevo 9 años de conocerte y la historia del chicharito, manguito y mis huevos...la conoci en la casa de la fam CR...sigo indignado por tus preguntas.

HMI

In phidelio said...

Es que todas las abues dicen: "Cantan rebonito, no como los pericos que nomás hablan".

No mamen! yo prefiero que hablen, eso sí que es "más insólito", dirían los nacos.

En cuanto a tu quiz, fue la pregunta más mamadora all time.

Miranda Hooker said...

Eso de que "los pericos nomás hablan" tiene una variante: el perico de mi vecina gime y pronuncia, de vez en cuando, nombres de personas entre los gemidos. No soy mal pensada, es en serio. Imagínate si hablara.

Pienso que fuiste afortunado. Mi mamá aplicó la misma de los canarios-falsa mascota con mis hijas, pero le faltó seguimiento. Y asi fue como Mini Dancing Queen se encontró a su avecilla tiesa y llena de gusanos, en el olvido y yo tuve que responder a todas sus preguntas. Inolvidable.

Elda said...

La asociación, Miguel Angel - Chicharito - Manguito, es memorable! Sabremos qué contarle a tus hijos...

La Olis said...

Mi abuela tenía una canario llamado Plácido, el cual ya está en birdies heaven. Este tenía la peculiaridad de que cuando temblaba se desplumaba y se ponía tan grave como mi abuela, a la cual le dió diabetes por el temblor del '85. Te imaginas entonces cómo era la casa cuando la mínima sacudida acontecía? En San Ángel suelen ser muy 'laits' los temblores, sin embargo, la última vez que tembló se desplumó tanto, que ya no le volvieron a salir las plumas. Duró 18 años.

José Antonio said...

Los canaritos sí reconocen a sus dueños y efectivamente su gracia es cantar, algunos se ganan la vida diciéndole la suerte a los parroquianos en Coyoacán y La Villa. De cualquier manera la historia de Chicharito y Manguito está muy buena.

Gabs said...

Hace tanto q no me reia de tus boberas jaja y lo más cómico es q yo ni me acuerdo q tus papas te regalaran unos canarios de mascotas mmm en q año fué? en donde andaba yo??? jajaja... Pudiste haberlo inventado para tener material para tu blog jiji... lo q si recuerdo perfecto es la cantidad de canarios en la casa de la ab Petrita mmm seguramente ya pasaron también a mejor vida...

Anonymous said...

y que me dices de los pollitos de la cañada, cadaquien "adopto" a dos y si se los comio el tlacoache a "mascotas"

J. Briseño