Thursday, July 31, 2008

Fatuo, petulante y megalómano

Jamás he adornado mi lugar de trabajo. A diferencia de la mayoría, considero que tener fotos de familiares, pósters de zapatería o cuadros coyoacanescos regalados por valentinas te distraen de la labor que realizas, porque la idea es que “siempre estés pensando en ellos”, cuando en verdad lo idóneo es que no pienses en ellos (o en la damisela del calendario de zapatería) y trabajes como Dios manda.

Luego de tres años y medio de peregrinaje en otras computadoras, por ahí del 2006 me asignaron un lugar propio. Y lo u.n.i.c.o. que he tenido como “adorno” desde entonces fue una impresión en vil papel bond de una frase de Thoreau, hurtada (ya lo he reconocido antes) del sitio del maestro Feben. Es la misma frase postrada en el cintillo de este su sitio.

Sin embargo, hace poco llegué a mi lugar y contiguo a la famosa papeleta, encontré el siguiente recorte:


Un close up:


Por si no se ve bien, dice: "Llaman a Briseño fatuo, petulante y megalómano". Lo primero que pensé fue que uno de mis tantos anónimos (as) que tanto me adoran (ja!) se había colado hasta lo más recóndito del búnker en el que laboro para dejarme en claro su repulsión en vivo y a todo color, muy al estilo del villano contra la Güitny Jiuston en The Bodyguard. O, de plano, a alguien de la redacción definitivamente le cagué y decidió movilizarse, manifestarse y dejármelo muy en claro con recortitos coquetos.

Creo que es un ejercicio sano caerle mal a la gente. Qué hueva me daría que todo el mundo estuviera de acuerdo con lo que digo, pienso o escribo (si fuera así, no podría protagonizar la Insoportable Necedad del Ser). En ese caso no habría mentadas, debates ni discusiones, el pan nuestro de cada uno de mis días. No concibo un mundo sin tener que convencer a alguien.

O sea, qué flojera ser Andy Mc Dowell, Morgan Freeman, Yuri, Andrea Legarreta, Tom Brady, Marco Antonio Muñiz, Gabriel García Márquez, Andrés Chitiva o Lula da Silva. Estos personajes pertenecen al conjunto de las "Moneditas de Oro". No conozco alguien al que le caigan mal los anteriores personajes. Los que no rompen un plato. Todo es perfecto, nadie les mienta la madre… no, no podría.

En un ejercicio de autocrítica, puedo decir que soy muy necio (pero muy muy necio), perfeccionista, orgullosón, aprehensivo, radical de mis ideas y descuidadote. No obstante. ¿Fatuo? ¿Petulante? ¿Megalómano? Remitámonos a la RAE:

fatuo, tua.
(Del lat. fatŭus).
1. adj. Falto de razón o de entendimiento. U. t. c. s.
2. adj. Lleno de presunción o vanidad infundada y ridícula. U. t. c. s.

Que sea necio no quiere decir que sea pendejo. Si le entro a los catorrazos verbales con alguien es porque creo tener un argumento, si no, mejor ni le hago. Además, como dice el Arquitecto, todos queremos tener la razón, la diferencia es que yo sí lo acepto. Ahora, presuntuoso no soy. Vanidoso… pues igual y un poco, aunque infundado y ridículo lo dudo mucho.

petulancia.
(Del lat. petulantĭa).
1. f. Vana y exagerada presunción.

Mismo asunto. ¿Presunción de qué? Rico no soy, no alardeo mis pertenencias porque son de lo más básico, y mi humilde hogar está constituido en un alto porcentaje de generosas donaciones. Petulante… ¡bah!

megalomanía.
(Del gr. μεγαλο-, de μέγας, grande, y μανία, locura).
1. f. Manía o delirio de grandezas.

No pss ahí sí no más no. La única grandeza que reconozco tener es la del trasero y la de la gran cabezota que me impide vestir gorras como yo quisiera.

Después de varios minutos disertando sobre el origen del desplegado en mi lugar (cabe destacar que el autor intelectual se tomó la molestia de ir a buscar el diurex correspondiente), llegó cagándose de la risa Andrés Cervantes, ejecutor del diseño y trend-setter de la redacción, para decirme: “¿Cómo ves güey?, Ta’cagado ¿no?”. Resulta que en alguna página del periódico se publicó esta cabeza contra el rector de la U.deG., creo, y pues quedaba bonito.

Ah que las hilachas, yo y mis teorías de la conspiración. Es que uno ya está tan siscado que ya ni sabe. En fin, al menos me dio algo qué postear.


Para los (as) que no salen del anonimato y le dan sabor a este blog. Son bienvenidos (as)… nada más no intenseen.

16 comments:

la maga, sus pudores said...

A mi sí me caga García Márquez.
--End--

M

MarKO said...

Y a mi me caga Andrea Legarreta, ME CAGA que recomiende cosas para amas de casa y para la multitud como si ella fuera el ama de casa perfecta. Ignoro si lo es, pero creo que ella sí es PETULANTE.

También me caga Yuri y un pelele chaparro que salía o sale en Hoy, que disque muy feliz, se llama Ernesto Laguardia. Puajjj Le tuyve que hablar a mi prima para que me dijera su apellido jaja saludos

MaJaDeRiA said...

A mi si me caga Andrés Chitiva. Desde que jugaba en Millonarios. .

CarlosGM said...

Yuri me caga porque se cree muy chistosita, Andrea Legarreta me caga por su voz de ronca y por pendeja, Gabriel García Márquez me caga porque todo el mundo lo adula y lo toman como un gran sabio... pero saben que Cien años de Soledad es una porqueria en serio hay mejores libros, Andrés Chitiva me caga solo por ser extrangero y estar ocupando el lugar en el que podria estar jugando un mexicano... perdon me salio lo fatuo, petulante y megalómano

Mac said...

Yo puse el letrero.











Jajajajajaja, solo bromeaba.

W.J. Porter said...

Lo primero que pensé fue "Madres! pero que vasto, abundante y florido vocabulario tiene tu Lex Luthor! Lo cambiaría por mi analfabestia troll cualquier día. " Caímos, Mustafa... hemos caido.

urs said...
This comment has been removed by the author.
urs said...

Ay estos capitalinos siskados! Lo bueno es que ya existe EXTORSIONATEL, el más reciente servicio de la SPP donde los usuarios pueden denunciar los actos de extorsion. Sólo tienen que llamar al 5533 5533 y hacer su reporte. Pero si no conocen a sus parientes lejanos no se los recomiendo mucho, porque en un momento de paranoia pueden denunciar a un primo o a un tío que sólo llamaba para saludar. Por cierto, tío Ricardo, si estás leyendo esto, lamento haberte llamado delincuentucho de tercera.

Anonymous said...

Yo sólo paso por aqui de vez en cuando. Uso el anonimato porque me da libertad y distancia. Los lectores también quedamos ciscados después de que nos tratan mal.

e. said...

JAJAJAJA

Me reí mucho...

Besos, e.

Anonymous said...

ya nada más para unirme al equipo de los "a mí sí me caga", diré que me caga andrea legarreta, no me veo sosteniendo una conversación con ella, además ha su usar una capa de 14 mm. de espesor de maquillaje.

pero más me cagan los que dicen que les caga garcía márquez porque "todo mundo lo lee", pobre ruco, él qué culpa tiene.

otros ejempos de moneditas de oro:
steve jobs
eddie vedder
astroboy
alejandro aura (quenpazdescanse)
sarita garcía
el pípila
isaac asimov
charles darwin (los creacionistas no cuentan, a la verga con ellos)
josé ramón fernández
el dalai lama

Sergio said...

Legarreta me zurra por quedabien con todo mundo, y por estúpida también. Chitiva me caga por haber estado en Pachuca y por su voz de puñal o mujer.

Supongo que uno de los anónimos de basura ya intenseó y por eso fue suprimido (a), qué pocos calzones del tipo o tipa. Pobre diablo o pobre diabla, ya se cansará de joder.

Para el de aquí arriba: ¿José Ramón Fernández monedita de oro? ¿Le cae bien a todo mundo? Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.NI AL CASO

Saludos Bri, y si puedes hacerlos extensivos para el buen Cervantes estaría muy chido.

Chanfle II said...

Aclaración mi Carni: El comment fue suprimido por su propio autor. Acá sólo censuramos en cuestiones extremas extremas extremas.

José Antonio said...

Yuri, Legarreta me zurran, ¿a quién le importa Chitiva? Y ese tipo de mensajes es una práctica muy común y muy cotorra, pronto surgirá el autor intelectual. Diría que eres alto, ambulante y melómalo.

Anonymous said...

¿A quién hay que partirle la madre mike? tu dime. Pinches maricones anónimos.

RSA

Livier said...

Me caga Gabriel García Márquez, me tomé la libertad jiji de leer cinco de sus libros "porque hay que leerlo", pero no más, ya que si de criticar se trata pues con gusto lo critico y hasta lo leo.

Andrea Legarreta es la vulgaridad andando.

Saludos