Sunday, May 04, 2008

Ángeles y demonios

Los ángeles están presentes y los demonios rondan la escena. No es una cuestión de raciocinio, sino de mero instinto. La vida me ha enseñado que ni una ni otra cosa deja, por sí sola, claridad mental. Pero hay veces que las ráfagas caen tan fuertes que no dejan pensar. O tal vez es que ya dejaron de caer. Quién sabe. Es un desmadre.

Kierkegaard es de mis filósofos favoritos porque fue concreto en su punto, y por lo mismo, no se pierde entre la maraña cósmica donde están atorados los demás. Decía precisamente que esa angustia es el motor del ser humano. El temor y el temblor. Y lo ejemplifica con el hermano éste de la Biblia (Abraham o Jacob) que se trepa al Monte Sinaí para obedecer a Dios, y el guey le pide que mate a su hijo (Abraham o Jacob) como muestra de su fe. Vencer la angustia para trascender. 

Pues puedes vencerla... pero no se disipa. A final de cuentas es lo que te mueve. El mundo neoliberal está diseñado de esa manera. A lo mucho, la angustia se queda en 'sleep mode'. Pero cuando está vivita y coleando, ah cómo chinga, te sacude. No deja estar en paz.

En fin.


Para que dejen de estar chingando quienes deben dejar de chingar.

9 comments:

Livier said...

sí, que dejen de chingar!

no es por chingar, pero........ said...

alguien entendió??????

Mac said...

Fue Abraham, para sacrificar a su único hijo Isaac, quien a su vez fue padre de Jacob.

in phidelio said...

Olé el Mac, eh? así es. No pudo decirlo mejor.

Ixchelita said...

Siempre dejan de chingar cuando les dejas de dar importancia.

José Antonio said...

En automovilismo hay una parábola que explica algo similar a esto. Si tú sales a calificar en tu coche y te sientes muy a gusto, vas muy cómodo en el coche y ni sudas, seguramente cuando te bajes del coche y veas tus tiempos serás de los más lentos, porque sólo cuando te vas rompiendo la madre y estás en el límite, viendo a milímetros de ti los rieles y muros, es cuando vas rápido. La interferencia, el ruido blanco, la presión, sacan lo mejor de los que son verdaderos competidores. Ahora hay otras presiones y otros jodones que lo hacen por deporte, esos deja que se te resbalen, ni los voltees a ver.

y@zzz... said...

chin!


me gano el mac, iba aclarar que era Abraham... hasta a mi hijo le puse Isaac! Y no porque quiera sacrificarlo, aunque a veces den ganas, pero no significa que no lo quiera o que quiera matarlo, solo que a veces desespera. Total que uno no puede venir a quejarse a este blog porque luego luego vienen las criticas...




Fue Abraham... :S

Anonymous said...

este blog, desde el q lo escribe, es muuuuy especialito.

Anonymous said...

Concuerdo con Anónimo. El primero que debería de dejar de chingarse, tomándose la vida con tanta bipolaridad, es el autor.