Monday, April 26, 2010

Chale

El sábado a las 7 de la mañana tomé la Autopista del Sol. Solo.

No había probado en serio mi coche desde que lo compré en septiembre pasado. Con la barriga llena después de desayunar en 4 vientos, con el quemacocos abierto y Franz Ferdinand reventándome el tímpano, probé la máquina.

140, 150, 170, 180, 170, 180, 190… 200. Jamás había manejado a esa velocidad. Fueron unos segundos, en una bajada sin otros autos en el horizonte ni en el retrovisor. Sinceramente, no se sintió mucho. El coche efectivamente es una chulada de estabilidad. Había que probarlo. No lo vuelvo a hacer.

El caso es que ya no iba yo tan rápido (tan rápido, entre comillas. O sea, “tan rápido”), cuando una patrulla Federal de Caminos se me pegó a unos 20 km de llegar a mi destino. Bajé poco a poco la velocidad y me orillé a la orilla. Me di cuenta que en condiciones normales, no habría podido escuchar la música a ese volumen.

ChanfleII: Buenos días oficial.
Oficial: Buenos días joven… viene usted excediendo los límites de velocidad.
ChII: Tiene razón oficial, le pido una disculpa, sinceramente no me di cuenta.
O: Le levantamos una infracción…
ChII: Como usted considere oficial, fue un descuido que no vuelve a pasar.
O: ¿A dónde va usted?
ChII: A Acapulco.
O: ¿A qué parte?
ChII: A un hotel en Diamante.
O: Mmmm… pues vamos a hacer una cosa. No le vamos a levantar la infracción con 2 condiciones. Una, que se la lleve más tranquilo, a 130, 135 por favor…
ChII: Cómo no oficial, claro que sí…
O: Y la otra… Que me haga el favor de llevarse a mi superior, el Teniente, que le dé un aventón a Punta Diamante por favor…

¿Qué hacer cuando un Policía Federal de Caminos te pide un aventón? ¿No es eso similar a que Chepina Peralta te pida que le hagas un sandwich?

ChII: Híjole oficial, la verdad es que… usted sabe cómo está la situación y todo este asunto da desconfianza.
O: ¡Noooombre! Si no hay problema, usted nomás apunta mi nombre, el de mi patrulla y listo. Es mi jefe, de toda confianza.
ChII: Noooombre oficial, cómo va usted a creer que esto es falta de confianza (ajáp), pero es que la situación está muy difícil.
O: Pero usted va para allá.
ChII: Síi, pero…
O: No pues si no se puede… pus no.
ChII: Discúlpeme oficial, pero pus no.
O: Que tenga buen camino.
ChII: Así le hacemos.

Chale. ¿A qué punto hemos llegado, para que tener un Policía en tu coche sea más inseguro que no tenerlo? Chale.

Para quienes alguna vez vivieron de los aventones. Ya no se puede.

5 comments:

Anonymous said...

eeeseeeee Usaaaaiiin!!!

HMI

Mac said...

Y además libraste la infracción?

Livier said...

Bien hecho, a medias claro, porque de no ser por la inseguridad te hubieras ahorrado una infracción que merecías.

Saludos.

Chanfle II said...

Exacto, no hubo infracción. Y sí, técnicamente sí la merecía.

Anonymous said...

como me encantan tus chanfle-aventuras, me hacen reír hasta que me duele la panza y me recuerdan mucho a mis lore-aventuras, que además de inverosímiles, rayan a veces en lo in-cre-í-ble, por su naturaleza de: things that make you go WTF!!! JAJA, saludos cordiales mi estimado y guapísimo blogger.