Thursday, August 13, 2009

Post histérico sobre la pasta de dientes

Cuando vivía en Eugenia, habían muchas cosas que cagaban. Bueno, en general hay muchas cosas que me cagan, pero Eugenia era el lugar donde más se congregaban. O sea, venía siendo como el templo de las cosas que me cagaban.

Después de este necesario prólogo, quiero ahondar en una en particular. Mi sacrosante madre, tan linda ella, tan forjadora de nuestras vidas, tan cuidadora de presupuestos, tenía la costumbre de comprar pastas dentales de bajo costo. Vaya, de marca propia, o más culeras, si es posible.

Entonces lavarte los dientes era un pinche suplicio, porque terminabas apestando a cal de cancha llanera. Pero mi madre, según esto, lo hacía por "ahorrar", aunque ni madres, nadie "ahorraba" porque la pinche pasta terminaba sin frescura al segundo día, y terminabas comprando cinco pastas culeras en un mes, mismo periodo que te rendía media pasta buena (aunque fuera sin chispitas), por 300% menos de la inversión.

Ahora bien, debo decir que había un factor que colaboraba con el deterioro de las pastas. Mi sacrosanto hermano, el Subcomandante Marcos, papurris de antrofresa, mamador de primera línea, siempre ha tenido la maldita costumbre de dejar abiertas las malditas pastas de dientes. Entonces, si previamente ya sabía a mierda la pastita, súmenle que se ensarraba (del verbo "sarro") y del orificio terminaba saliendo un hilito minimierda con el que ya era imposible lavarte los dientes.

En los tiempos del Purgatorio, me cansé y me cansé y me cansé de rogarle a mi hermano que cerrara la pasta de dientes (en mi hogar, en el reino donde yo gobernaba, se compraba Colgate. De las básicas, pero Colgate). Nunca lo pude amaestrar.

Ahora que el Purgatorio ya no existe, y que él regresó a Eugenia y yo me fui a la Buga, esporádicamente voy a comer con mi abuela a Eugenia. Como hoy. Ahí tengo mi cepillo de dientes. Y disponíame a lavarme los dientes cuando vi una escena atroz.

Ahora mi hermano no sólo no tapa la pasta de dientes (ahora te manejan en Eugenia lo que viene siendo la Crest Manzanilla), sino que el reverendo huevón tiene el descaro de poner la pasta destapada en el vasito para la pasta... y en el borde (junto a las legendarias tijeras de mi abuelo)... la tapa. Así lo encontré hoy:

O sea, me lleva la recontrachingada, Rodrigo, si me estás leyendo, ¿te cuesta mucho pinche trabajo tapar la pasta? ¡Coño! Te juro por mi madre que invertiste el mismo esfuerzo kilocalórico para poner la tapita en ese bordecito, muy bien acomodadita, que el que hubieras usado para enroscar la tapa en la pasta. ¿Muy difícil? ¿Eh? ¿¿¿Ehhhhhhhhhhhhhhh???

Se los advertí. Este era un post histérico sobre la pasta de dientes. ¿Y qué?

¿Quién me apoya?


Para mi hermano. Lo quiero aunque no tape la pasta (Chehuevón jaja).

7 comments:

ars said...

Totalmente de acuerdo.

Es una escena salida de ciesai.

Por algo tienen tapa.

LaOlis said...

Han caído reinos y cabezas por dejar las pastas despanzurradas. Es como sentarte en el baño y que no haya papel, una tragedia de proporciones troyanas.
Si, te apoyo.

Cristhian said...

Te apoyo hermano, pero, junto a este defecto existe tambien la mania de no extraer la pasta de abajo hacia arriba PORQUE lo hacen al revez!!!????

Miranda Hooker said...

En defensa de Rodrigo, a quien no tengo el gusto de conocer, yo pertenezco al clan de seres a quienes nos es instrascendente el estado de la pasta de dientes.

Yo tengo doctorado en no ponerle tapa, dejar que se ensarre (palabra espantosa), apachurrarla por el medio y otras monerías.

A fin de cuentas, uno se lava los dientes para que estén limpios y, al sonreír, luzcan. Si el resultado se cumple, qué mas da el estado de la pasta.

Sospecho que ya te caí mal, jajaja.

in phidelio said...

Rodrigo, ponle tapa, pero a tu hermano mamador.

La reina de la vacación said...

jajajaja me hiciste reír mucho con tu histeria, y un aplauso a Rodrigo que sin estas cosas no sería él.

Anonymous said...

Sin tapa y apachurrada de enmedio?
UGHGHGH!!!!

Olivia



pd. cada cual haga con su pasta lo que quiera... pero con una pasta colectiva sigan los mínimos modales por favor...


(jajajajjajajajajjaja)